El artículo, titulado “La crisis energética y el riesgo de choque”, analiza las cuentas de las importaciones de energía, se pregunta qué hizo el gobierno en estos años y recomienda lanzar un programa para ahorrar energía.

“Desde 2003 promovemos tarifas competitivas y subsidiadas que hacen posible el consumo de todos los argentinos, como lo demuestran los récords del turismo o de venta de autos, para lo cual hemos invertido más de 50 millones de dólares que pueden verse todos los días en el nivel creciente de actividad económica y su consecuente generación de empleo”, señaló Baratta.

“Cuando se pone el foco en las importaciones no es serio desconocer que representan menos de un 8% del consumo total, cuando en países vecinos a los que ese medio gusta poner como ejemplo, como Brasil, Chile o Uruguay, importan en algunos casos la mitad de la energía que demandan”, explicó.

El subsecretario también destacó que “el consumo de los argentinos, que es un indicador indubitable de la calidad de vida, es el más alto de la región: 329% más que Brasil, 184% más que Chile y 174% más que Uruguay”.

Asimismo, Baratta recordó que en 2004 se puso en marcha ”el plan energético más ambicioso de los últimos 50 años”, con inversiones por más de 80.000 millones de pesos que ”hicieron posible incorporar más de 9.000 megavatios”.

Así ”se pudo afrontar una demanda que batió todos los récords históricos, incrementar el 33% del transporte de gas” y ”se tendieron más de 5.000 kilómetros de líneas de alta tensión para llevar energía a todos los rincones del país y conectar a 10 provincias que estaban totalmente postergadas”.

Acerca de la propuesta del artículo de lanzar un plan de ahorro de energía, Baratta afirmó que “deberían saber que gracias al Plan de Uso Racional de Energía Eléctrica (Pronuree) llevamos reemplazadas 29 millones de lámparas incandescentes por las de bajo consumo en 8,2 millones de hogares, instituciones y organismos gubernamentales, así como alumbrado público en municipios de todo el país”.

“Esto implica un ahorro de alrededor de 1.000 megavatios de potencia y equivale a lo que consumen juntas en el pico las provincias de Salta, Jujuy, Catamarca, San Juan y La Rioja”, agregó.

Según Baratta, para Clarín ”la única política de ahorro de energía es dolarizar las tarifas para que la gente no pueda consumir y cuatro o cinco empresas tengan fabulosas ganancias como ocurría en la década del `90”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here