El Banco Central de la República Argentina analiza con un viso de optimismo el cierre del año, en particular en lo atinente al freno del drenaje de las reservas monetarias, el objetivo prioritario que se trazó Juan Carlos Fábrega cuando asumió al frente de la entidad monetaria el 18 de noviembre último. Una alta fuente de la entidad aseguró en estricto off the record que en las últimas semanas ingresaron alrededor de U$S 650 millones por liquidación exportaciones agropecuarias, U$S 200 millones de los cuales corresponden al nuevo sistema de Lebac agropecuarias.

”Hoy (por ayer) pagamos más de U$S 900 millones por los compromisos de la deuda en Discount (U$S 527 M), importación de energía de Bolivia (U$S 300 M) y otros U$S 74 millones de vencimientos correspondientes a organismos multilaterales, y sin embargo las reservas apenas cayeron U$S 200 millones”, explicó la fuente. De hecho, pese a este desembolso de U$S 901 millones, las reservas sólo cayeron alrededor de U$S 170 millones, al pasar de U$S 30.720 millones el viernes último a cerrar en U$S 30.586 millones el día de ayer.

En la entidad prevén además que en enero ingresarán por liquidación de exportaciones agropecuarias otros U$S 1000 adicionales, que van a permitir consolidar esta tendencia positiva. ”Más de U$S 30.000 millones de reservas no es un monto bajo para un país como la Argentina, sobre todo si se la relaciona con su producto bruto”, explicó la fuente. Sin embargo, en la entidad monetaria son conscientes que no alcanza con frenar el drenaje y están colocando el acento en dinamizar las exportaciones para conseguir dólares genuinos y aguardan a que empiecen a madurar los resultados de la gira que llevaron adelante el ministro de Planificación, Julio De Vido y el ministro de Economía Axel Kicillof, a China y Rusia para buscar más de U$S 18.000 millones que ingresarán en tramos para financiar las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, pero que también implicarán divisas para capitalizar al Banco Central. Además de los dólares extras por el soterramiento del Sarmiento, que se acordó con el BNDES de Brasil por unos U$S 1500 millones, que podrían entrar en los próximos meses después que se formalicen los detalles del crédito que se firmó el 17 de julio de este año. Entonces se trazó un plazo de entre 3 y 6 meses para ultimar las fiscalizaciones y empezar los desembolsos.

LEÉR MÁS  La nafta argentina es “la más cara de Latinoamérica” y pronto volverá a subir

El otro punto en cuestión es el nivel de emisión monetaria que en los últimos dos años se transformó en uno de los focos de las críticas de las ortodoxia económica. En el Central aseguran que es muy antojadizo vincular la emisión con la inflación si se avanza paulatinamente pero sin pausa en el incremento de la inversión y el consiguiente crecimiento de la capacidad productiva. ”La demanda hay que sostenerla con mayor oferta para que se mantenga el nivel el empleo”, reconocen, pero le restan relevancia a la emisión como factor determinante de las subas de precios. De cualquier manera, la fuente recordó que en el último año el nivel de emisión monetaria se redujo del 37% del 2012 a un 25% en el 2013, y aseguran que en el 2014 se mantendrá en el orden del 25% actual. En cuanto a la política de administración de precios que puso en marcha el ministro Kicillof la consideran positiva y creen que la clave de esta nueva etapa reside en la coordinación que existe entre Jefatura de Gabinete, Economía y el Banco Central.

LEÉR MÁS  ¿Vuelve a aumentar el precio de las naftas?

La política cambiaria y sus vaivenes

La política cambiaria es otro de los puntos neurálgicos que se están discutiendo en el Banco Central. ¿Cómo continuará la flotación administrada que en el último año significó una devaluación del 33 por ciento? Aunque no quieren dar pistas muy claras, en el Banco Central advierten que en los últimos dos meses se aceleró la devaluación con el propósito de mejorar la competitividad vía moneda de los sectores productivos. Sin embargo, no descartan un cambio en el futuro para quitarle previsibilidad a los especuladores. ”Una de las ventajas de la flotación administrada es que te permite modificar los parámetros si resulta necesarios”, aseguró la fuente del Banco Central, quien reconoció que el hecho de que la devaluación del peso haya sido continua puede tener algunos efectos no deseados porque justamente la hace previsible. ”Aunque eso –dijeron enigmáticos–siempre puede cambiar”.

LEÉR MÁS  Casi el 60% de los CEOs argentinos confían en que este año sus compañías crecerán

Con respecto a la posibilidad de que se libere el acceso a las divisas para atesoramiento, la fuente dijo que se están estudiando alternativa pero que no hay nada en concreto aún.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here