Atención inversores: mejores opciones a corto plazo

Novedades importantes en el sector económico. El inversor local revisa expectativas de corto plazo, y puede verse obligado a reacomodar portfolios.
No cambia igual la visión de fondo (positiva), pero mantiene vigente la recomendación de que una administración activa de las posiciones “paga” más que una pasiva.
El carry trade en pesos se fortalece en un escenario en el que las proyecciones sobre el ritmo de devaluación se mantienen contenidas, y las expectativas de inflación siguen apuntando a un nivel más arriba del estimado por metas del BCRA (con techo en 17%).
Según detalla el diario La Nación, en este punto el mercado no es ajeno a las subas de precios autorizadas y lógicamente tampoco a la discusión de paritarias que ocupan espacio en lo político.
Incluso es la brecha que se mantiene entre esa meta de inflación y el nivel estimado por el sector privado (mediana, según el último REM del BCRA del 20,1% para el año) lo que determina gran parte de las posiciones dentro del mercado.
Fogoneó los bonos indexados por CER que, por ejemplo, han reducido su TIR real en la curva de entre 2-5% a niveles de entre 1,2-4% en promedio.
También impulsa diferentes arbitrajes que incluyen al resto de la renta fija en pesos. Esto en un marco en el que las mayores presiones inflacionarias limitan los movimientos del Banco Central respecto de las tasas de interés.
Siempre entendiendo que el objetivo de tasas reales positivas se mantiene. Acá el “juego” se divide entre títulos del BCRA, Lebacs, o tasa fija soberana o variable (Badlar).
En lo de más corto plazo, la recomendación apunta al atractivo de las Lebacs, en tanto que para duration de más de un año los análisis dependen en parte de qué tan exitoso se piensa sea el Central en alcanzar las metas de inflación estimadas, y la profundización del sistema financiero que terminará también influenciando el movimiento de las tasas de referencia.
En estos ejercicios posibles, si se piensa que el Banco Central cumplirá con sus metas en los próximos años llevando la inflación abajo del 5% después de 2019, los títulos a tasa fija resultan interesantes. De lo contrario, los variables con rendimientos arriba de 150 sobre Badlar llaman la atención.
El Merval tampoco estará ajeno a lo que pase. Si al rally ya acumulado en los papeles, la coyuntura externa pesa, la probabilidad de una corrección crece. Desde los máximos intradiarios, arriba de 20.200 puntos, el Merval cae poco más del 6%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here