La idea, en la que se trabaja dentro de la Jefatura de Gabinete, sería cambiar el año de empalme de 2004 por 2017, a diferencia de 2012 con el que estaba especulando el mercado

Novedades en materia económica. El Gobierno está evaluando modificar la base de referencia para el cálculo de los cupones PBI, anticipándose a que en diciembre del año que viene podrá dispararse el pago de estos títulos por un monto entre u$s2.800 millones y u$s4.000 millones, en función de que la economía crecería más de 3% en 2017.

La idea, en la que se trabaja dentro de la Jefatura de Gabinete, sería cambiar el año de empalme de 2004 por 2017, a diferencia de 2012 con el que estaba especulando el mercado.

Esto en un marco en el que distintos bancos de inversión del exterior están sugiriendo la necesidad de un cambio del indicador para dejar como referencia un nivel del PBI bajo que permita el flujo de pago. De todos modos, la medida sería anunciada recién en febrero o marzo del año próximo.

LEÉR MÁS  A partir del mes próximo ya circularán los billetes de 1000 pesos

Según indica el diario Ámbito Financiero, la intención de no utilizar 2012 como año de empalme surge porque uno de los problemas que más preocupa a la administración de Mauricio Macri es la judicialización de la medida.

Es decir, existe el temor a que con esta modificación se valide la “intención de daño en 2014 del Gobierno anterior cuando cambió la base de 1993 a 2004, cuando se esperaba que fuera 2012, lo que generó que, aún cumpliendo con los requisitos de crecimiento, la Argentina no pagase los cupones”, explicó Mauro Mazza, del equipo de Research de Bull Market Brokers.

Vale recordar que, para que se gatille el pago, el PBI real del año en cuestión debe superar al del caso base desarrollado en 2005, al igual que la tasa de crecimiento y además el cupón no debe exceder al remanente establecido en el mismo cupón.

LEÉR MÁS  El dólar cotizó casi sin cambios a $17.78

Es decir, el título en pesos pagará $24 en diciembre de 2018 si la economía crece por encima del 3,22% anual y si el PBI de 2017 es superior al proyectado.

Para que se cumpla la primera condición, hay una cuestión metodológica que debe tener en cuenta el Gobierno, que es “elegir qué año se utilizará de empalme para las series estadísticas, es decir, para valuar tanto el PBI real del año en curso como el proyectado en 2005 cuando se lanzó el bono”, explicó Mazza.

Precisó que “si se toma en cuenta como empalme 2004, el PBI base ($729.292 millones para 2017) es mayor que con 2012 ($630.392 millones), lo que pone una vara mucho más alta para gatillar el pago”.

LEÉR MÁS  Sería inminente un nuevo aumento en el precio de las naftas

Y recordó que “el pago del cupón es el 5% de la diferencia entre el PBI de 2017 contra el PBI del caso base, de modo que si se eligiera 2004, el pago sería mucho menor que con el empalme 2012, dado que la diferencia es mucho menor”.

Por esta razón, Mazza consideró que “el problema pude resolverse si el Gobierno tomara como año base 2017 y no 2012, porque implicaría arrancar con un PBI sin vicios tanto en cantidades como en precios, y eso podría ser valorizado por los inversores que además serían recompensados con mejores pagos”.

“El Gobierno de esta forma pagaría la multa del ‘default metodológico’ que hizo el Gobierno kirchnerista en 2014”, aclaró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here