Detalles importantes a nivel financiero. A la hora de invertir en bonos lo primero que hay que saber es qué grado de aversión al riesgo tiene el ahorrista.
Según indica el Cronista Comercial, los más conservadores, por ejemplo, no eligen el mismo tipo de títulos públicos que alguien que prefiere lograr un mayor rendimiento en un corto periodo de tiempo.
Una vez que se tiene en claro eso, elegir las opciones en pesos o en dólares es otra de las decisiones que se debe tomar.
En el último año, además de la proliferación de emisiones del Gobierno nacional, las provincias también se animaron a salir al mercado.
La semana pasada salió La Rioja con una emisión de u$s 200 millones a una tasa del 10%, la más alta para una provincia desde la salida del default en 2016. Esto se suma a Entre Ríos que hace un mes colocó un bono a ocho años por u$s 350 millones que pagó una tasa de 8,75%.
La provincia de Buenos Aires, fue otro de los ejemplos y hace dos semanas colocó u$s 1.500 millones en dos tramos, en un bono a cinco y otro a diez años.
“Hoy es recomendable tener en la cartera un mix entre títulos públicos de corto y largo plazo. Además, hasta mediados de año es importante tener activos e pesos. Una buena opción serían las Lebac, fondos comunes de inversión t+1 que otorgan flexibilidad a la hora de querer salirse de la inversión o fidecomisos financieros”, sostuvo Juan José Vázquez, analista de Cohen.
“Es importante remarcar que seguimos viendo atractivo en el riesgo argentino, dentro de un escenario proyectado que nos permitirá seguir comprimiendo el diferencial de spread que aún mantenemos con la región, y que supera en promedio los 200 puntos. No será un movimiento inmediato, pero sí lo vemos a medida que la actividad comience a recuperarse y previendo que el camino de ajuste de las cuentas fiscales se mantendrá, y dentro de una coyuntura –que salvo sorpresas- seguirá beneficiándose de una mayor demanda”, explicó Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal.
Entre los bonos en dólares, muchos tienen como exigencia una lámina mínima de u$s 150 mil. Dentro de este grupo podemos encontrar varios bonos provinciales como el de Mendoza 2020 con un rendimiento de 7,5% y una duration de 4,72%, explicó en analista de Cohen.
Otras opciones que responden a deuda provincial son el Santa Fe 2027 para los más conservadores y el Chaco 2024 para aquellos más agresivos, explican en Portfolio. También está Salta 2024, Mendoza 2024, Entre Ríos 2025, el reciente bono emitido por La Rioja.
“Los rendimientos operan en promedio entre 7-8% anual, que para duration de entre 4-6 años, implica una tasa 150-200 puntos arriba de los soberanos en esa misma parte de la curva”, dijo Gardiner.
Otra de las opciones a tener en cuenta por Gardiner son los bonos Discount en dólares. “Es uno de los títulos ofrecidos dentro del menú en el canje de 2005 cuyo objetivo era salir del default en el que se había caído en el 2001”, recordó.
Es un bono líquido ya que su emisión supera los u$s 4900 millones, y no tiene ficha mínima (siendo así opción para el inversor minorista). Vence en el 2033, pero su duration se acorta a sólo poco más de 7 años, ante una estructura de pago de amortizaciones parciales (semestrales) desde el 2024, agregó.
ECONOMÍA
LEÉR MÁS  Grupo empresario sudafricano desembarca en Mendoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here