El mismo se encuentra en vigencia desde marzo de 2001 y caducó el 30 de junio de de 2014.

Los beneficios fiscales a las firmas del rubro quedan subordinados al compromiso escrito -y con participación de la asociación sindical firmante del acuerdo colectivo en vigencia- de “no reducir la plantilla de personal, teniendo como base de referencia el mayor número de empleados registrados durante el mes de diciembre de 2011, ni aplicar suspensiones sin goce de haberes”.

La inversión en capital para la producción “tiene como resultado directo el aumento de la competitividad de la industria y de la economía en general, y simultáneamente coadyuva a consolidar el desarrollo de la industria local productora de bienes de capital”.

La industria de bienes de capital “es un sector estratégico para el desarrollo económico y al ser proveedora de todas las cadenas productivas, su progreso técnico impacta positivamente en la competitividad de la economía del país”, especifica el decreto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here