Argentina es el segundo país del mundo con mayor caída del PBI en 2018

Según la estimación del FMI la economía caerá 2,6%. En la región, sólo le “gana” Venezuela, que se desplomará un 18%.

Los últimos datos arrojan que Argentina se encuentra en dos listas en las que nadie quiere estar: está quinta en 2018 entre las naciones con más inflación, y es una de las primeras economías que más caerán este año.

En todo el mundo la caída del 2,6% del PBI previsto por el Fondo Monetario Internacional solo se encuentra por debajo de Venezuela, que sufrirá una contracción del 18% y cuya situación económica y social es más que lamentable.

Respecto a la inflación, las otras naciones que aparecen entre medio de la nación Bolivariana y Argentina son países de menor envergadura: Dominica, Guinea Ecuatorial, Nicaragua y Sudán del Sur.

En la tabla de 65 países que fue difundida por el FMI entre mercados desarrollados y emergentes se desprende claramente que el argumento de los “shocks externos” para explicar la recesión de la economía argentina es sólo un relato.

Siendo más claros, no hay otro país, ni desarrollado ni emergente, que sufra caídas de tal envergaduras en su actividad económica. Al contrario, todos tendrán un 2018 con crecimiento y en la mayoría de los casos será incluso mayor al pronóstico que había efectuado el propio FMI hace seis meses.

Al tiempo que Argentina paso de crecer al ritmo del 4% durante el primer trimestre del año, y a caer ahora un 2,5% (tendencia que continuará en 2019), otros mercados emergentes mantuvieron altos niveles de expansión.

LEÉR MÁS  La inflación en Mendoza llega al 50% liderada por naftas y tarifas

Filipinas, por ejemplo, terminará con una expansión de 6,5% en el año, Indonesia 5% y en América latina lidera Perú, con un aumento de 4,1%, mientras que Chile lo hará 4%.Las economías más grandes de la región crecerán menos, pero mantendrán el signo positivo en 2018: en México se espera un 2,2% y para Brasil -aún en medio de la incertidumbre electoral- un 1,4%.

Cabe destcar además que el crecimiento argentino desde 2014 hasta ahora muestra una expansión de apenas 0,7% anual, un resultado extremadamente pobre, superando solo a Venezuela o a Grecia luego de la fuerte crisis que la afectó.

Sin embargo para no remontarlos tan atrás, ¿por qué la Argentina termina más castigada que el resto del mundo, en un año de crecimiento notable a nivel global? Algunos de esos factores “diferenciales” son:

– Fuertes déficit gemelos. Los inversores castigaron a la Argentina por sus fuertes desequlibrios. Con altos niveles de superávit fiscal y de cuenta corriente, la salida de capitales castigó fuertemente a la economía. El dólar subió 100%, impactando fuertemente en la inflación y afectando el poder adquisitivo de los salarios.

– Desconfianza creciente de los mercados. El aumento del endeudamiento en los últimos dos años terminó alejando a los inversores que habían confiado en la nueva etapa política y económica de la Argentina. En Wall Street plantearon reiteradamente dudas sobre la verdadera capacidad del Gobierno para hacer frente a los vencimientos de deuda del año próximo, ante la imposibilidad de efectuar nuevas emisiones de bonos. El segundo acuerdo con el FMI en tres meses busca despejar esas dudas, a partir de un paquete por un total de USD 57.000 millones.
La posibilidad de un regreso de la ex presidenta Cristina Kirchner es uno de los temas que siguen más de cerca los inversores

LEÉR MÁS  Ponen a la venta la conservera Alco, que tiene 140 empleados

– Elevada presión tributaria.  Con un gasto público que representa casi el 40% del PBI, es inevitable que la presión impositiva está entre las más altas del mundo. La consecuencia es que son pocas las empresas dispuestas a invertir en el país. Y optan por instalarse en economías vecinas, donde la carga resulta mucho menor, incluyendo los costos laboral. Para colmo, la reforma tributaria se quedó a mitad de camino y por ahora su aplicación desde este año terminó en una suba de impuestos, al revés de lo que se había planeado.

– Alta incertidumbre electoral de cara al 2019. Falta un poco más de un año para las elecciones presidenciales y el escenario está totalmente abierta. La posibilidad de un regreso de la ex presidenta Cristina Kirchner es uno de los temas que siguen más de cerca los inversores. Tampoco se lo ve firme a Mauricio Macri, desgastado por la falta de resultados económicos. Y el resto del peronismo no kirchnerista aún es un gran signo de interrogación ante la ausencia de candidatos que tengan respaldo popular.

Fuente: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here