Hasta fines del año pasado, la deuda pública de la Argentina alcanzaba el 60% del PBI. Al poner la lupa sobre la composición de este stock, el 69% del total está atado a monedas extranjeras.

Así, la Argentina es el país de la región con mayor endeudamiento en moneda extranjera, seguido por Uruguay y Perú. Esto enciende una señal de alarma para algunos analistas, que advierten que hay una mayor exposición a la volatilidad cambiaria y a la suba de tasas de la Fed, que pueden repercutir en el canal del crédito si no se reduce el nivel de gasto.

Antes de la crisis del 2001, en plena Ley de Convertibilidad el 97% del total de la deuda del país estaba atada a divisas.

En 2016, la deuda pública bruta ascendió en diciembre a u$s 288.447,8 millones, un 13,6% más que los u$s 253.989 millones registrados al cierre de 2015.

La mitad de esa deuda es a tasa fija y el 35% está en mano de inversores extranjeros. “En un escenario de mayor volatilidad cambiaria y suba de tasa internacional, estos elementos, que hoy lucen “adormecidos”, podrían generar tensiones si no se profundiza sobre la reducción del déficit fiscal (soberano y sub-soberano)”, explicó el último informe de Quantum Finanzas.

En comparación con el resto de la región, Argentina se ubica por debajo de Brasil en materia de deuda dolarizada. El país vecino tiene 73% de su deuda en divisas. En tanto, en Uruguay el endeudamiento en moneda extranjera es del 51%; mientras que en Perú y Chile es del 29% y 21% respectivamente.

“Es interesante es el caso de Brasil, que si bien tiene un total de deuda a PBI elevado, sólo el 5% del total es en moneda extranjera. Incluso, es -menor que la de Chile”, detalló la consultora. En el caso brasileño, sólo el 5% del total de la deuda está en manos de extranjeros. Por el lado negativo, sólo el 24% de esta deuda del país vecino es a tasa fija y el resto ajusta por Selic, lo que repercute en los costos del financiamiento. “En contraste, en Argentina el 56% del total es a tasa fija (47% en el consolidado), mayor que Brasil, pero bastante menor que en Perú y Uruguay, donde supera el 80% del total”, detallaron.

El principal emisor de deuda pública local es el estado nacional, con el 54% del PBI total del stock. La deuda provincial tiene incidencia sólo en el 5% del producto de este total.

A comparación con “la foto” de 2001, la situación es más favorable para las provincias. En aquel momento su deuda representaba el 10% del PBI.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here