América Latina, el lugar más seguro para invertir.

En una entrevista brindada al diario Tiempo Argentino, Páez Pérez afirmó: ”Como inversionista y desde la perspectiva del capital, si hay algún área libre de riesgo en muchos sentidos, inclusive en el geopolítico, es precisamente América Latina”.
”Y nosotros no estamos aprovechando la coyuntura y el potencial enorme que tiene”, señaló el doctor en Economía por la Universidad de Texas (Estados Unidos) y máster en Desarrollo y Políticas Públicas por la Flacso.
Según Páez Pérez, ”necesitamos crear condiciones y movilización de recursos propios, y para poder avanzar en la inversión productiva sostenible necesitamos trabajar con las monedas nacionales de los países hermanos”. ”Para ello -agregó-, necesitamos crear incentivos para que los países que están dando un préstamo en su moneda nacional tengan un complemento de los países que están tomando el préstamo, cosa de que el problema de la balanza de pagos pueda ser sostenible”.
”Hay que hacerlo lo más pronto posible, así podemos liberar recursos que ahora están puestos debajo del colchón para reciclarlos a través a proyectos productivos”, consideró el actual superintendente contra los Monopolios ecuatoriano.
En la nota, explicó que la diferencia entre el Banco del Sur y el BID o cualquier banco de desarrollo tradicional es que ”se trata de impulsar necesidades básicas, prioritarias para el continente, para la construcción de la Patria Grande”.
”Un concepto nuevo de soberanía supranacional que no está en contradicción con la soberanía nacional, como en el caso europeo, sino un reforzamiento de la soberanía nacional con la construcción de una soberanía popular al nivel del territorio, de la comunidad”, resaltó.
Y explicó que la segunda gran diferencia es que ”el BdS está propuesto como un instrumento de construcción de soberanía desde la perspectiva democrática. El BdS es el instrumento financiero de los órganos representativos electos democráticamente”.
Según Páez Pérez, se traba en tres pilares: banco de desarrollo de nuevo tipo, una red de seguridad financiera alternativa al FMI y una moneda común pero no única, el Sucre.

LEÉR MÁS  Cuatro de cada 10 pymes son dirigidas por mujeres

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here