Gran cantidad productos de consumo masivo cuestan hasta el doble que en otros países, según un trabajo de la Cámara Argentina de Comercio

La Cámara Argentina de Comercio (CAC) alertó hoy que los productos nacionales llegan a costar hasta más del 100% que en otros países, por el denominado “costo argentino”, consecuencia del alto impacto que tienen en éste, los impuestos nacionales, provinciales y municipales, así como las cargas patronales y el déficit en infraestructura.

La entidad presentó un informe elaborado por su equipo económico, que le fue entregado al jefe de Gabinete, Marcos Peña, en un encuentro que mantuvo con el presidente de la CAC, Jorge Di Fiori.

“La presión impositiva es un factor crítico”, aseguró Di Fiori, en conferencia de prensa, al tiempo que agregó que “otros factores relevantes son los costos laborales, no salariales, los aportes que el empleado no ve y que van a una bolsa sin fondo”.

También indicó que también inciden “los precios de los insumos básicos, los costos logísticos y problemas de calidad de la infraestructura, los costos provenientes del bajo desarrollo del sistema financiero, además de factores tecno productivos vinculados a las tecnologías utilizadas y la escala de los mercados”.

LEÉR MÁS  El Gobierno confirma que no habrá cambios en la reforma jubilatoria

El dirigente gremial empresario destacó asimismo “el bajo acceso al mercado financiero y de capitales”, y puntualizó que “la economía argentina muestra uno de los peores datos de Latinoamérica, con una participación del crédito del sector privado de apenas 14% del PBI”.

“Como ejemplo de la problemática financiera, se destaca la del mercado de tarjetas de crédito y débito, el cual ostenta altas tasas de concentración, que devienen en un elevado costo de las operaciones de compra venta que se realizan a través de estos medios”, sostuvo Di Fiori.

Consideró que “la solución tiene que ser de fondo, no puede pasar por instalar una zona franca en Mendoza, esa no es la solución, es un problema”.

Por su parte, el economista jefe de la CAC, Matías Bolis Wilson, precisó las diferencias de precios que existen en Argentina con respecto a otros países en productos de diferentes sectores de la economía.

En el caso del mercado automotor, en Argentina un vehículo cuesta 40% más que México y 30% más que en Chile.

En el caso de los lavarropas de carga frontal, sus precios en promedio son 5% más caros que Brasil y 23% más que en Chile, de acuerdo a este análisis.

LEÉR MÁS  La industria vitivinícola confía en recuperar mercados

En tanto, las manzanas en Argentina cuestan 16% más que el valor promedio internacional; los vinos tienen un precio 31,2% más altos que en Chile y 27,6% que en Australia.

Por su lado, la leche cuesta 8,7% más que en Brasil y 0,9% por encima que Chile.

Los productos textiles llegan a ser 74% más caros que en Chile y 105% más que en Estados Unidos; y los farmacéuticos pueden tener valores 50% mayores que los de la región, dependiendo del medicamento.

“Hay una distorsión generalizada que debemos corregir si en serio queremos un país distinto y mejor”, afirmó Di Fiori, quien subrayó que “en Europa hay textiles que tienen menores costos que en Argentina, y entonces la ropa allá sale más barata que acá”.

Aseguró que “en Estados Unidos hay productos que cuestan un cuarto de lo que salen en Argentina”, y hay que rever toda la estructura de precios en el país.

A su criterio, “hay que analizar, sector por sector, a los actores que participan de la formación de precios de un producto y ver cómo puede eficientizarse”.

LEÉR MÁS  Más de 13 mil personas cruzaron al vecino país este fin de semana largo

“El presidente Mauricio Macri dice que debemos recuperar competitividad. Pero cómo hacemos para recuperar competitividad con estos costos. Hay que analizar cada etapa de producción y ver en qué medida eso puede llevarse a niveles internacionales. Si no, no se podrá competir”, concluyó Di Fiori.

Recomendaciones compartidas

El trabajo concluye que para mejorar la competitividad de la producción nacional y achicar la brecha de precios con el resto del mundo, en particular con países vecinos, pero también con los desarrollados, el sector privado debe mejorar la incorporación de tecnología; intensificar las inversiones para elevar la productividad en las etapas primarias y productivas, y en la diferenciación de productos, entre otros.

Para el sector público estimó que debe encarar rebajas impositivas; mejorar la infraestructura; aumentar los instrumentos financieros para facilitar el acceso a las Pyme, fomentar las inversiones; alentar la transformación productiva y avanzar con la reforma tributaria y laboral.

Y también recomienda acciones conjuntas público-privadas, para fomentar nichos de proveedores, aperturas de mercados; acuerdos comerciales; líneas de financiamiento para el primer tramo de la cadena; inversión y profundización en investigación, desarrollo e innovación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here