Alberto Fernandez, el candidato a presidente, propone un reperfilamiento de la deuda a la uruguaya

El candidato a presidente por el Frente de Todos (FdT), Alberto Fernández, disertó esta tarde en la Fundación Mediterránea, en la ciudad de Córdoba, en el ciclo de almuerzos de trabajo que organiza esa institución de investigación y análisis económicos.

El ex jefe de Gabinete del kirchnerismo expuso en el Salón Cerro del hotel Holiday Inn, en una actividad organizada por el Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), que depende de la Fundación Mediterránea. Allí, sostuvo que «la deuda» es hoy el gran «condicionante» que enfrenta la Argentina.

Frente a un nutrido auditorio, Fernández criticó la «magnitud» del endeudamiento tomado por el Gobierno de Mauricio Macri por unos u$s 57.000 millones, que hoy «representa -dijo- el 100% del PBI, mientras que en 2015 era el 38%» y, aunque sostuvo que es un «condicionante enorme» para sacar al país adelante, honrará los compromisos asumidos si llega a la Presidencia.

«Por las condiciones internacionales, no va a ser difícil hacer algo parecido a lo que hizo Uruguay, lo he hablado con inversores internacionales. No va a haber dificultades para lograr eso. Es ganar tiempo y no hacer quitas».

«Nunca nos hemos parado frente a la deuda diciendo que no íbamos a pagar», sostuvo, al tiempo que propuso imitar el caso de Uruguay, es decir, con diferimiento de los plazos, aunque sin quita.

«Por las condiciones internacionales, no va a ser difícil hacer algo parecido a lo que hizo Uruguay, lo he hablado con inversores internacionales. No va a haber dificultades para lograr eso. Es ganar tiempo y no hacer quitas», dijo.

El país vecino reperfiló su deuda en forma amigable bajo el paraguas del Fondo y, al parecer, es el antecedente en el que querría inspirarse Fernández para saldar los compromisos argentinos, si es que llega al poder el 10 de diciembre.

El candidato aclaró, no obstante, la «necesidad, para poder pagar, de que nos dejen crecer» y sostuvo que el único camino para hacerlo es «exportar».

«Hoy debemos más de u$s 57.000 millones. Y ocurrió en un solo año. Increíble lo que pasó. Hoy no podemos decirles a los acreedores que esta deuda la tomó una dictadura. Fue un gobierno democrático, que hizo lo que hizo, en el tiempo en que lo hizo», cuestionó.

Fernández planteó que los acreedores «no quieren seguir hablando con el gobierno actual porque sienten que le mintieron. Y aspiran a poder discutir en otro tiempo con quien gobierne la Argentina en el futuro. En estas condiciones la Argentina no puede pagar la deuda».

Cuestión semántica
Y agregó: «En otras épocas esto se llamaba default. Por la era del posmodernismo lo llamamos ‘reperfilamiento’, pero en el fondo lo que decimos es que no podemos pagar».

«Vamos a poder afrontar la deuda en una negociación seria y sensata con los acreedores», afirmó luego, ante unos 500 comensales que seguían su discurso con atención.

En otro tramo de su mensaje, Fernández defendió las bondades de los «superávits gemelos» y remarcó que «los únicos cinco años consecutivos» en los que Argentina estuvo en esa situación fue durante sus cinco años como jefe de Gabinete del gobierno de Néstor Kirchner.

«No me lo tienen que explicar a mí», remarcó. Previamente, el titular del Ieral, Marcelo Capello, había hecho referencia al problema de tener deficits.

Esta es la quinta visita de Fernández a Córdoba desde que lanzó su candidatura presidencial. La anterior había sido hace 10 días para participar de la misa homenaje por el aniversario del fallecimiento de José Manuel De la Sota.

El candidato estuvo acompañado por Felipe Solá, Fernando Chino Navarro, y Eduardo Wafdo de Pedro. Venía de La Falda de compartir un acto con Héctor Daer y delegados del gremio de la Sanidad de todo el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here