El ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, anticipó ayer que se espera una cosecha récord de 108 millones de toneladas para el actual ciclo agrícola, en el cual la soja participará con más del 50%, con 55 millones de toneladas e ingresos por cerca de 30 mil millones de dólares. ”Si esto sigue así, la producción total de granos rondaría a fin de año 107 o 108 millones de toneladas, lo cual podría ser un récord para todo el país”, apuntó el funcionario.

Dentro de los tres principales cultivos, se espera que la cosecha de trigo de este año sea algo superior a la del ciclo 2013-2014, cuando alcanzó los 9,2 millones de toneladas, volumen que equivalió a una cosecha un 12,2% superior a la campaña precedente, cuando el área sembrada alcanzó las 3,65 millones hectáreas, superficie que superó en un 15,5% la cubierta durante el ciclo 2012-2013, cuando la escasez de trigo motorizó subas importantes en los valores que pagaba la molienda, situación que finalmente disparó el precio del pan que pagan los consumidores.

Respecto a este punto, Casamiquela destacó la devolución de retenciones a unos 10.500 productores trigueros que anunció la presidenta Cristina Fernández.

”Ya se están haciendo los pagos en sus respectivas cuentas bancarias, por un total de 207 millones de pesos, lo cual equivale a 20 mil pesos cada uno”, explicó el titular de la cartera agropecuaria. Asimismo, Casamiquela no descartó a la evasión fiscal como factor para que los 20 mil productores trigueros restantes no se inscribieran en el registro para recibir la compensación, aunque también –explicó– algunos sectores de la dirigencia rural ”dijeron que esto no se iba a cumplir, utilizando discursos agoreros, pero finalmente se cumplió”. El ex jefe del INTA resaltó además la liberación de exportaciones por 500 mil toneladas de trigo y 50 mil de harina, así como también la agilización en el sistema de emisión de certificados de exportación, que desde ahora pasa a manejarse a través de la Web.

LEÉR MÁS  Bodegas mendocinas buscan destino comercial en Centroamérica

En lo que respecta al maíz, se estima una producción de 29,8 millones de toneladas, un 7% menos que el año pasado, con un superficie sembrada 5,7 millones de hectáreas. En tanto, las previsiones respecto a la cosecha de soja arrojan una producción 10% mayor a la alcanzada el ciclo anterior (55 millones de toneladas), con una superficie sembrada de casi 21 millones de hectáreas. Así las cosas, de acuerdo a un reciente informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), el valor bruto de la producción de la actual campaña rondaría los 42.892,5 millones de dólares dentro de la cual la soja aportaría 29.538 millones de dólares. Es decir, el valor bruto de la cosecha se encontraría en un nivel similar, e incluso levemente superior que el del ciclo anterior y el de la campaña record de 2010-11, asegura el estudio.

”Es una cosecha muy buena en función de los problemas climáticos que hubo, con la falta de lluvias de diciembre que afectó la siembra temprana de algunos productos, principalmente soja y maíz”, explicó a Tiempo Argentino Pablo Adreani, especialista de la consultora Agripac.
La cotización de la soja alcanzó ayer su máximo nivel de los últimos nueve meses en la Bolsa de Chicago, y cerró en 559,42 dólares por tonelada como consecuencia de la disminución de los stocks del poroto en Estados Unidos. Los contratos futuros más activos de la oleaginosa, con vencimiento en mayo, subieron un 0,9% y sumaron 5,24 dólares a su cotización con respecto al lunes. El precio alcanzado ayer en es el más alto desde el 22 de julio de 2013, cuando los contratos del poroto cotizaron a 558,61 dólares.

LEÉR MÁS  Buscan incrementar exportaciones a Panamá

En este escenario, los exportadores de granos liquidaron durante la semana pasada 900,4 millones de dólares en ventas externas, un 2% más que la misma semana del año pasado. En lo que va del año, las divisas liquidadas por este sector acumularon 7.348,45 millones de dólares, con un crecimiento del 9,6% en comparación con el mismo período de 2013, de acuerdo a lo informado por la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC).

Buena parte de esa entrada de dólares fue absorbida por el Banco Central, que logró así elevar en forma sostenida el nivel de reservas.

El maíz, en tanto, también registró subas durante la jornada de ayer. Los contratos de mayo operaron con subas de hasta un 1,6% (3,25 dólares) y finalizaron en 203,14 dólares por tonelada hacia el cierre. El trigo tuvo una leve baja de 55 centavos, y cerró a 256,7 dólares, tras haber operado con ganancias durante cinco sesiones consecutivas.

”La soja ha liquidado todos los pronósticos de los últimos años, hay que atenerse a que estamos en un período de precios firmes. Suponiendo que nada raro ocurra, como por ejemplo que China deje de consumir, la relación oferta demanda en el mercado actual arroja un precio por arriba de los 500 dólares por tonelada, que es un buen precio”, explicó a Tiempo Eduardo Azcuy Ameghino, especialista del Centro Interdisciplinario de Estudios Agrarios de la Universidad de Buenos Aires.

LEÉR MÁS  Bodegas mendocinas buscan destino comercial en Centroamérica

Vitivinícola

El jefe de Gabinete, Jorge Capìtanich, se reunió con representantes de la cadena de valor vitivinícola para avanzar en la firma de un acuerdo de sustitución de importaciones y aumento de las exportaciones de nuevos productos.

La soja seguirá con precios estables
Un reciente informe del INTA Pergamino proyecta precios estables para la soja por la fuerte demanda en el mercado internacional.

”La fortaleza de la soja en Chicago sigue justificada por un mercado muy demandado, con exportaciones norteamericanas por arriba de lo estimado para todo el ciclo comercial. La inflexibilidad del consumo, ajustó a la baja stocks finales, a límites tan escasos que vienen presionando a los precios al alza”, sostiene el documento. En lo que respecta a la comercialización de la soja en el mercado local, el informe del INTA Pergamino sostiene que durante la última quincena, las cotizaciones no respondieron al ”firme contexto externo” sino que las presiones estacionales de la oferta de cosecha, debilitaron los precios.

En el caso del trigo y del maíz, el documento pone de relieve que los techos recientes de precios se sostuvieron por la crisis política de Ucrania, donde las fracciones nacionalistas y pro rusos, desplegaron un conflicto que parece perdurar y agravarse en esa región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here