El Bank of New York Mellon (BoNY) le entregaba información al fondo buitre Aurelius en julio del año pasado, tres meses antes de que el país le rescindiera el contrato como agente financiero. Lo afirma un escrito del fondo buitre presentado a Griesa, según publica este viernes Ámbito Financiero.

El fondo buitre Aurelius, que junto con Elliot y Dart son los más activos contra el país, parecen haber sellado una especie de alianza con un viejo agente de la Argentina: el Bank of New York Mellon (BoNY); la entidad que se había contratado originalmente para ser el agente financiero en Wall Street de la deuda emitida para salir del default y que desde junio del año pasado está en conflicto abierto por negarse a pagar ese pasivo aceptando una decisión de Thomas Griesa.

Ahora, y según un escrito que los abogados de Aurelius le presentaron al juez de Nueva York, el banco le había aportado al fondo buitre todo el detalle de la deuda emitida por la Argentina entre 2005 y 2010 (los bonos para salir del default); facilitando así la embestida contra estos títulos públicos.

Según los datos que le aportó el BoNY al fondo que maneja Mark Brodsky (discípulo de Paul Singer, dueño de Elliott), el país tendría una emisión de deuda total de 37.100 millones de dólares, de los cuales unos u$s 28.800 millones correspondería a los títulos públicos con jurisdiccion de Nueva York y otros u$s 8.400 millones serían bonos ”que el Citibank quiere excluir” de las amenazas de embargos de Griesa. El BoNY se refiere a la deuda total que la Argentina emitió para salir del default y que, según su opinión, podría ser pasible de embargos de parte del juez.

LEÉR MÁS  Creció un 14% la superficie para producir ajo en Mendoza

Toda esta explicación basada en los datos que el BoNY le entregó a Aurelius fue luego presentada por el fondo buitre a Griesa a partir de un escrito firmado por el estudio de abogados Friedman, Kaplan Seiler & Adelman, con la firma de Edward Friedman, el abogado que representa a Aurelius ante el juzgado del norteamericano. Pero el escrito al que tuvo acceso este diario presenta un dato aún más controversial en la actitud del BoNY.

El banco le especifica a Aurelius (y luego el fondo lo incluye en la presentación), que los intereses que paga la Argentina por la deuda que el Citibank afirma que no debe ser embargada llegan a los u$s 617 millones anuales, lo que deberían ser sumados, tanto para el BoNY como para, obviamente, Aurelius, al cálculo que el juez debe hacer para definir las tasas, punitorios, gastos y multas que el país debería reconocerle a los fondos buitre cuando se termine de definir el pasivo total que le debería reconocer a los acreedores que triunfaron en el ”juicio del siglo”.

LEÉR MÁS  Afirman que hay más de 2 millones de hectáreas inundadas

Lo que se desprende ahora del escrito, que fue entregado directamente por Friedman a Griesa y que se mantenía hasta ahora en secreto, es que el BoNY comenzó en julio de 2014 (la fecha está explícita en el documento) a abastecer de información a Aurelius cuando aún no había sido despedido por el Ministerio de Economía de Axel Kicillof como agente financiero de la deuda externa posdefault emitida por el país, hecho que ocurrió en septiembre de 2014, luego de que el banco no pagara (cumpliendo órdenes de Griesa) los 539 millones de dólares correspondientes al vencimiento de los intereses del Discount en junio del año pasado.

Curiosamente el BoNY nunca protestó la decisión del Gobierno argentino de rescindirle ese contrato. El documento también demuestra que, como contrapartida, el Citibank en todo momento le aclaraba al juez que al menos en el caso de los 8.400 millones de dólares de deuda emitida fuera de los Estados Unidos, esta no debería ser embargada por Griesa. Igualmente, según lo que pide Aurelius (tal el objetivo del escrito), toda la deuda debe ser considerada bajo la cláusula ”pari passu” y, como tal, embargable para Griesa.

LEÉR MÁS  ¿Los “mercados emergentes” dicen “hasta acá llegamos”?

Mientras tanto, los abogados del estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton (CGS&H) terminaban de resolver anoche el tipo de escrito que presentarían ante Griesa, luego de que el juez le impusiera plazo hasta anoche a las 24 horas para que los abogados que representan a la Argentina presenten un listado de bienes físicos y financieros que potencialmente el juez pueda embargar. Griesa le había exigido al país darle información sobre bienes ”que no tengan un fin diplomático o militar” y todo lo que pueda ser considerado ”de uso comercial”.

Fue un aval de Griesa a un pedido de los fondos buitre de 10 días atrás, fruto de un diálogo que Carmine Bocuzzi, abogado de CGS&H, que en la última audiencia ante el juez intentó explicarse, al aclarar que los reclamos de los fondos buitre eran demasiado amplios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here