25Octubre2014

Quiénes son y cómo operan los hold outs especuladores

Con el retorno de los fondos buitre al primer plano como consecuencia de sus acciones especulativas y sus ataques a la Argentina también resurge el lugar de dónde vienen y cuál es su real intención en sus aventuras judiciales.

Estos grupos especulativos encontraron una posibilidad de hacer negocios con la deuda de un país en crisis como el de 2001 y desde entonces avanzan en diferentes tribunales del mundo con la intención de que se les pague una diferencia abultada por encima del precio en el que obtuvieron los bonos. Todo esto en un contexto en el que no aceptaron entrar en ninguna de las dos reestructuraciones que realizó con éxito el gobierno nacional, que encontró una aceptación de casi el 93 por ciento.

Actualmente el listado de fondos que accionan en contra de la Argentina asciende a 47, aunque en su mayoría sólo se trata de variaciones en la composición accionaria entre los mismos grupos. Según estimaciones del Banco Mundial, más de un tercio de los países que cumplieron con los requisitos de sus respectivos programas de alivio de deuda fueron blanco de al menos 26 fondos buitre, que recibieron hasta el momento pagos por más de 1000 millones de dólares.

Uno de los principales hold outs que intenta especular con los bonos argentinos es NML Capital, el fondo que logró el embargo de la Fragata Libertad en el puerto de Ghana. Su representante con mayor exposición es Paul Singer, personaje de las finanzas de Estados Unidos que constituye fondos de inversión "de riesgo". Su forma de accionar es comprar deudas de economías agonizantes, por valores muy bajos, y luego recurrir a los tribunales a fin de exigir el pago del valor nominal de un título que, en realidad, posee una valuación real de un 10% o menos. Este fondo en particular le exige a la Argentina el pago de U$S 650 millones.

Mientras tanto, Singer mantiene por separado el fondo Elliot Management, de gran prestigio financiero en Wall Street y que actualmente maneja unos 12 mil millones de dólares. Los antecedentes de este personaje en el mercado son amplios, entre los que se destaca en la región la compra de bonos próximos al default en Perú en 1995, por los que llegó a cobrar U$S 58 millones con una inversión de tan sólo U$S 5 millones.

Además, tiene relaciones estrechas con la política. En los noventa fue el principal financista de la campaña del alcalde republicano de Nueva York, Rudolph Giulani, a quien acompañó también en su precandidatura presidencial. Además es el mayor donante de la policía de Nueva York. Así queda en evidencia que Singer es uno de los mayores financistas del Partido Republicano, al punto de que sus lazos políticos y financieros lo llevaron a aportar un millón de dólares a la campaña de Mitt Romney para las elecciones de noviembre en los EE UU.

Además, cabe destacar que NML Capital creó y financia la organización denominada American Task Force Argentina (AFTA), entidad abocada a hacer lobby en contra de la Argentina. De este grupo también forma parte Dart Management, fondo liderado por Kenneth Dart y que también litiga contra el país. Este hold out inició en 2005 un juicio contra el país por 726 millones de dólares y cuatro años de intereses que llegó hasta la Corte de Apelaciones de ese país y derivó en junio de 2012 en un fallo favorable a la Argentina en el que se negó el embargo de U$S 105 millones que tenía depositados el Banco Central en una cuenta en los Estados Unidos.