Ayer, en Guayaquil, donde los países americanos buscan una postura común hacia la cumbre de fin de año, Daniel Ortega, coordinador de Derechos y Garantías de la Cancillería ecuatoriana, señaló: ”Hemos sido testigos de cómo el cambio climático a través de las lluvias fuertes e intensas ha impactado a la ciudad del país que mayor infraestructura se suponía tenía. Es el lugar pertinente para reconocer que la región enfrenta estos riesgos en todos estos países”.

Sostuvo que el cambio climático puede costar el 1% del Producto Interno Bruto de toda la riqueza que genera el país de aquí hasta el 2100. ”En países con crecimiento acelerado como la región latinoamericana entre el 6% y el 8%, ese 1% equivale a lo mismo que estamos invirtiendo en ciencia y tecnología o el presupuesto de los ministerios del Ambiente”, aseguró.

Mientras tanto, a dos días de celebrarse el Día Internacional de la Tierra, varios medios internacionales, entre ellos The Spectator, comenzó a difundir una de las ideas fundamentales de que el calentamiento global del planeta se paró en 1998 o al menos es menor de lo que se preveía. E incluso dejan entrever que, en algunos casos podría ser beneficioso, para algunos cultivos.

Los escépticos del cambio climático les gustan enfatizar que las fluctuaciones de corto plazo en las temperaturas globales (líneas azules) e ignorar la tendencia a largo plazo del clima (línea roja). La tendencia de la temperatura de la superficie mundial de enero de 1970 hasta noviembre de 2012 (línea roja) es + 0,16 ° C por década.

Según los escépticos del cambio climático antropogénico, las correcciones de las variaciones naturales en la temperatura debidas a los efectos de El Niño-La Niña, actividad volcánica, los efectos del sol, etc., mostrarían que el calentamiento global se ha parado en los últimos años.

Lo bueno de todo esto es que empieza a irse la modorra y vuelve la discusión a la escena.

Foto: Flickr CC US Geological Survey

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here