Si esto se concreta será la segunda renuncia de Basile en 14 meses, recordando que en noviembre de 2008 se alejó súbitamente del seleccionado argentino.

El silencio del círculo íntimo de Basile no impidió que trascendiera la noticia, que no fue confirmada por el entrenador aunque esta vez allegados al ”Coco” aseguran que no habrá marcha atrás.

Si Basile no se presenta en el entrenamiento de mañana, a las 9.30 en Casa Amarilla, la práctica será dirigida por Abel Alves, informaron a Télam fuentes xeneizes.

Pero lo del actual técnico de la reserva de Boca será algo interino, porque la dirigencia xeneize insistirá con que Carlos Bianchi se haga cargo del equipo.

El presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, y el manager del club cuando se enteraron de la noticia se encontraron en las oficinas de La Bombonera, esperando la comunicación de Basile, quien aún no oficializó su dimisión.

El ex entrenador del seleccionado argentino, según le confirmaron a Télam fuentes xeneizes, le dio a conocer la noticia a su círculo íntimo, que por estas horas estaba tratando de disuadirlo.

El presidente de Boca y Bianchi estuvieron llamando a Basile, pero el ”Coco” no atendió llamados de nadie y se mantiene, por ahora, en silencio.

La no llegada de refuerzos, el desgaste en la relación con un plantel que tiene a Juan Román Riquelme y sus amigos por un lado y a Martín Palermo y el resto de los jugadores por el otro, más los malos resultados, no sólo del verano, llevaron a Basile a tomar esta decisión.

La dirigencia de Boca, que públicamente asegura que quiere que Basile siga siendo el entrenador del equipo, fuera de micrófono remarca todo lo contrario y esperan que el técnico tome la decisión de irse del club de la ribera y no modifique la postura que tomó por estas horas.

Diez goles en contra en tres partidos -3 San Lorenzo, 4 Estudiantes y 3 River-. Una dura derrota en el superclásico. Un plantel que no tira para el mismo lado son cuestiones que Basile, según comentaron desde su círculo íntimo, no puede solucionar.

Ayer trascendió en la ciudad de Mar del Plata que Basile después de la derrota ante River, en el vestuario de la cancha, estuvo más de media hora sentado con sus manos agarrándose la cabeza, sin decir una palabra.

”Esto no tiene solución”, dicen que Basile comentó en el vestuario del estadio mundialista marplatense, en una de las pocas frases que deslizó y que pudieron ser escuchadas.

El domingo en Mendoza, en el segundo superclásico del año, el equipo será dirigido por Alves, y luego vendrá la carrera por la sucesión.

La dirigencia, con Ameal a la cabeza, le pedirán a Bianchi que se haga cargo del equipo y habrá que ver que postura toma esta vez el manager.

Un grupo de dirigentes le pedirán a Ameal que le exija a Bianchi a hacerse cargo del equipo y que sino acepta que deje la función que cumple hoy por hoy en Boca.

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here