Resulta difícil encontrar al menos una similitud entre el Boca de las últimas cuatro fechas y éste que se presentó ante Godoy Cruz. Lejos del que arrastraba la racha negativa sin ganar, con derrota incluida ante River, el Xeneize mostró actitud, juego asociado, y un Riquelme intratable. Con esos ingredientes, sobró para pasar por arriba 3-0 a Godoy Cruz, y volver a sonreír.

LEÉR MÁS  Barovero cerró las puertas a una posible vuelta a River

Los primeros diez minutos de juego tuvieron apenas un personaje relevante: Román. El diez fue amo y señor, y abrió el camino con un inmenso pase para Martínez, que fue derribado por Carranza en el área, permitiendo el primer penal para Boca. Riquelme no falló, y la Bombonera estalló con el 1-0.

Ya en el segundo tiempo, se dio un inicio similar al del primero. Esta vez, quien asistió fue el Burrito, y quien definió fue Gigliotti. Ya con el 2-0, Boca se movió con más tranquilidad, y manteniendo un orden defensivo que no se logró apreciar muy seguido a lo largo del torneo.

LEÉR MÁS  Liga Mundial: sorpresiva eliminación de Las Leonas

Y, para coronar semejante actuación, Colazo se escapó en el área, Carranza lo bajó, vio la roja, y Ceballos sentenció un nuevo penal. Esta vez, Román se lo cedió a Gigliotti, y el Puma respondió con el 3-0. Esperado desahogo, y fiesta azul y oro, para que la alegría vuelva a la Boca.

Fuente: Olé

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here