Una película sin fin

 

La afirmación no es exagerada, y los hechos lo demuestran. El 5 de julio de 1999, Palermo pasaba a la historia por errar tres penales en un partido de Copa América ante Colombia. Muchos dieron por terminada su etapa con la Albiceleste en aquel entonces, más allá que Palermo jamás dejó de hacer goles importantes para Boca Juniors.

 

De hecho, ningún entrenador lo había vuelto a convocar hasta que Diego Maradona se hizo cargo de la selección, si bien es cierto que Alfio Basile iba a convocarlo en 2008 cuando Palermo, por segunda vez en su carrera, se rompió los ligamentos de la rodilla derecha.

 

Su regreso triunfal se produjo con connotaciones épicas el 10 de octubre de 2009, durante el partido con Perú por las eliminatorias para Sudáfrica 2010. Ese día, bajo una lluvia torrencial y sobre la hora, Palermo anotó el tanto del triunfo en el 2-1 que le permitió a Argentina llegar a la jornada final del clasificatorio con ventaja deportiva.

 

LEÉR MÁS  Polémico despido del técnico de Gutiérrez

El Loco debió esperar hasta la lista final de Maradona para confirmar que, a los 36 años y con más de 230 goles en su haber, finalmente podría jugar su primera Copa Mundial de la FIFA. Pero la espera valió la pena: con el que le marcó a Grecia en Polokwane, que selló el triunfo por 2-0, Palermo se convirtió en el futbolista argentino de mayor edad en convertir en un Mundial.

 

“¡No lo sabía! Pero siempre hay una estadística nueva que me hacen ver… Esta me da un orgullo mayor a otras porque es con la camiseta de la selección”, dice el protagonista de la película a FIFA, minutos después de inscribir otra vez su nombre en la historia del fútbol argentino.

 

Hubo dos abrazos que no pasaron desapercibidos tras la conquista que logró con su pierna menos hábil, la derecha. El primero fue con todos sus compañeros. “Me emocionó. Todos lo vivieron como si cada uno de ellos también hubiera hecho el gol. Estoy muy feliz por todo ese cariño que me brindan”, dijo el Optimista del gol, como  lo definió alguna vez Carlos Bianchi.

LEÉR MÁS  Banderas contra Angelici en La Boca

 

El otro fue con Maradona. “Siempre voy a esta eternamente agradecido por esta oportunidad. Vi pasar muchos mundiales por mi carrera y nunca se me había dado. A mis 36 años, estar acá y en un grupo de grandísimas figuras es más que un sueño hecho realidad. Siempre le voy a estar eternamente agradecido a Diego”.

 

¿Qué dijo el entrenador? “Lo de Martín es una cosa de locos. Antes de elegir su ingreso, estábamos debatiendo con mis ayudantes (Héctor) Enrique y (Alejandro ) Mancuso… Ellos querían poner al Pipita (Gonzalo Higuaín)… Así que les dije ‘Ah, ¿si? Llamalo a Martín’. ¡Y me salió bien! A él, antes de entrar, le dije ‘andá y definímelo’, sólo eso…”.

 

Da la sensación que Palermo todavía puede dar que hablar en Sudáfrica. ¿O alguien se anima a ponerle el cartel de “Fin” a su película con la selección?

Fifa.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here