Una cosmetóloga debutante y una odontóloga becada: pequeñas historias de las nueve mujeres que desafían al Dakar

El Dakar es una competencia que pone a prueba la exigencia máxima tanto de vehículos como de pilotos, y en esta edición 2017 uno de los datos estadísticos llamativos es la cuota femenina con tan sólo nueve competidoras, siete pilotos y dos copilotos para el desafío que une Paraguay, Bolivia y Argentina.
Mientras el calor agobia y el agua es un bien preciado, las nueve mujeres buscan cada tarde la mejor puesta a punto para la mañana siguiente, cuando la rueda de esta aventura única vuelve a girar
La más experimentada y que tiene una aspiración mayor es la española Laia Sanz, que con su moto KTM número 19 buscará repetir su mejor actuación en el Dakar, donde en 2015 fue novena.
En su séptima participación en esta prueba de aventura, la catalana de 31 años analiza esta nueva participación y sus sensaciones: »Hay menos machismo que cuando arranqué en el Dakar y fundamentalmente viene de los pilotos más débiles, a los que logro superar en la pista. Lo que más rabia me da es cuando escuchas alguno que suelta: ‘Si Laia es novena, no debe ser tan dura la prueba’. Pero a palabras necias… oídos sordos».
Otra de las participantes en la especialidad motos es la controvertida rusa Anastasiya Nifontova, que con su Husqvarna número 59 desafió una suspensión por doping positivo de meldonium y logró cumplir su gran sueño de competir en un Dakar a los 37 años.
»No me preocupa lo que se pueda decir. Estoy segura que las capacidades y aptitudes para competir van más allá de si eres hombre o mujer. Me preparé mucho para competir y espero poder estar a la altura de las exigencias», manifiesta la moscovita.
Otra piloto en la categoría motos es la española Rosa Romero Font, esposa del reconocido piloto Nani Roma, actualmente con Toyota y ganador en 2014. Con su Himoinsa número 81 va por su sexto Dakar y busca finalizar por tercera vez, luego de haber sido 52° en 2015 y 67° en 2016.
»Los dos últimos años iba con una moto pequeña, acondicionada a mí, que me resultaba muy cómoda. Pero este año con la [KTM 450] Rally, que es más grande y pesada, pero me tengo mucha fe», se esperanza la madrileña de 47 años.
En la especialidad quads vuelve la excéntrica franco-italiana Camelia Liparoti que ya va por su novena intervención en el Dakar, con una mejor actuación en 2012, cuando finalizó novena.
»La idea es terminar entre los diez primeros. Nunca me preocupó lo que digan los demás. Cada uno tiene que centrarse en su actuación y tratar de dar lo mejor. El Dakar es superación», enfatiza la piloto de 43 años con su Yamaha número 259 mientras cena en el vivac de Resistencia.
La otra competidora en esta especialidad es la boliviana Suany Martínez, la primera mujer de su país que compite en la exigente prueba del Dakar. Ganadora del Merzouga 2016 esperó hasta último momento para poder ser ratificada en la competencia con su Can-AM número 286.
»Para nosotros el Dakar en un asunto de familia, ya que nos identificamos plenamente con la carrera, su dureza y las distintas alternativas que se pueden presentar. Mi padre lo corrió y se accidentó en 2013, pero mi hermano pudo terminarlo ese año y ahora llegó mi turno», dice la cosmetóloga de 25 años que practica artes marciales.
Por último, entre los autos habrá dos pilotos y dos navegantes para completar la dotación femenina de este Dakar 2017. En primer lugar, la legendaria Alicia Reina, que junto con Carlos Dante Pelayo de copiloto, participa por cuarta vez de esta prueba con una Toyota número 346.
»Para el 2017 redoblamos esfuerzos, y gracias a Toyota, que nos entregó un gran vehículo, pusimos todo nuestro presupuesto en ponerla en línea de largada. Mi esposo logró reunir a los sponsors y estamos ante un nuevo desafío, ver hasta dónde podemos mejorar», enfatizó la rionegrina nacida en Catriel de 43 años.
La otra piloto es la odontóloga española Cristina Gutiérrez, de 25 años, que aspira a ser la primera española en terminar un Dakar en coches con su Mitsubishi número 360 y su copiloto Pedro López Chaves.
Mientras estudia un posgrado en ortodoncia, la nacida en Burgos hace su experiencia en esta prueba de aventura con un objetivo: »Terminar en Buenos Aires». Subcampeona del mundial de rallys en España, consiguió una beca de la FIA (Federación Internacional del Automóvil): »Fui una de los dos pilotos que logró la beca para disputar una prueba Mundial en Qatar y logré ganar. No me importan los prejuicios. Yo siempre miro para adelante».
Por último están las dos copilotos: la austríaca Ilka Minor, de 39 años que debuta en el Dakar como copiloto de Martin Prokop a bordo del Ford número 321 y la santiagueña María del Huerto Mattar Smith, que compite a los 42 años con su marido Carlos Alberto Villegas Agüero en el coche número 377.
Son pocas y todas buscan llegar a la meta… y superar este noveno rally Dakar sudamericano, el más exigente desde 2009, según la consideración general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here