El suizo Roger Federer, número 2 del mundo y con 29 años, expuso todo su repertorio de jugador excelso para ganarle al número uno, el español Rafael Nadal, por 6-3, 3-6 y 6-1 y se quedó por quinta vez con el Masters de tenis jugado en el London Arena de Londres.

Fue un final de temportada espectacular para Federer, que ya había ganado el torneo en 2003, 2004, 2006 y 2007 e igualó así al checo Ivan Lendl y al estadounidense Pete Sampras.

En el historial entre ambos grandes jugadores, Nadal sigue llevando ventajas de 14 a 8.

Mientras que el suizo sumó el título número 65, y se alejó de Sampras.

Para el español fue su primera final en el Masters, y cedió ante un Federer que estuvo magistral en el primer set y en el capítulo decisivo.

Hoy por hoy, Federer y Nadal están por encima del resto, ya sea por técnica, velocidad y potencia.

Un partido que fue de alto nivel técnico, con dos jugadores que se brindaron desde el comienzo, con un tenis exquisito por parte del suizo y de toda potencia por parte del español.

En el primer parcial reinó la paridad hasta el noveno game, donde Federer con el saque de Nadal 15-40, logró quebrarle el servicio y se colocó 5-4.

Luego, el suizo, conservó su servicio para ganar el primer set por 6-3, en 32 minutos.

En ese primer segmento, Federer tuvo una gran eficacia con su primer servicio, pero además exhibió un festival de drives y reveses, ante un Nadal que expusó su habitual potencia en el saque y devoluciones y velocidad en los despalzamientos.

El segundo set fue una historia diferente, ya que con un Nadal mucho más activo y con un gran primer servicio fue un jugador distinto, logrando quebrar el saque de Federer cuando este sacaba 15-40, en el tercer game.

Después todo fue manejado por el número uno del mundo, que no pudo romper más el servicio, pero que se encontró con un Federer que ya no tenía las mismas respuestas físicas, al que tampoco le funcionaba su saque y el revés, que tanto martirizó a su rival en el primero, y carecía de intensidad en sus movimientos.

Así fue, como, Nadal lo cerró por 6-3, en 34 minutos.

Todo quedaba definirse en el tercer capítulo, y allí apareció nuevamente un Federer sólido con el saque, preciso con su drive reveses, con sus tiros de slice.

Primero pudo quebrar en el tercer game, y luego en el sexto para definirlo en el siguiente con su servicio, con una impecable pelota colocada junto al fleje de la línea final de la cancha.

Federer festejó alzando los brazos y dedicándole el triunfo a su a su madre y a su esposa. Por quinta vez lograba el título de maestro, ante un Nadal que dejó pasar la oportunidad en su primera final.

Aquellos que daban a Roger Federer como terminado cuando quedó elimiando en cuartos de final en Wimbledon, seguramente ahora pensarán distinto, ya que el suizo en la última parte de la temporada volvió con todo su exquisito tenis, ganando dos torneos (Cincinati 1000 y Basilea), poniéndole un broche de oro con la conquista de este domingo en el Masters, ante su gran rival de los últimos cinco años.

Nadal sigue primero en el ranking, pero con la asignatura pendiente de ganar el ganar el Torneo de Maestros, que es lo único que le falta conseguir para estar entre los mejores de la historia.

 

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here