”Me puso muy mal no haberle ganado a este Boca, que es de los peores de la historia. Por eso, con mi cuerpo técnico nos sentimos en deuda con la gente porque era importante ganar para seguir arriba. Quiero dejar en claro que yo quedé en deuda, los jugadores no”, prosiguió el DT más ganador de la historia del club.

Y añadió: ”De parte mía y de los hinchas, no se tienen que sentir lo que cantaron los vecinos, somos realmente un equipo grande”.

A su vez, el ex delantero anunció que a partir de ahora brindará una conferencia también los martes (además de la habitual de los viernes) para que hablen ”los verdaderos protagonistas” y evitar ”la gente de afuera que sale a hablar”.

En este sentido, Díaz apuntó, sin nombrar a nadie, a los referentes históricos del club que lo criticaron por el gesto de ”Yo no me fui” que le hizo a los hinchas de Boca cuando se retiraba expulsado del campo de juego en el Superclásico del pasado domingo, disputado en La Bombonera (1-1).

Precisamente, el DT aprovechó para criticar nuevamente al árbitro Germán Delfino, quien también lo había expulsado ante San Lorenzo, en el Nuevo Gasómetro, en la cuarta fecha.

”No le dije nada, un árbitro con mucha más experiencia, no me hubiera expulsado”, señaló.

Por su parte, el entrenador del ‘millonario’, que quedó a cuatro puntos del líder Lanús, remarcó que tienen ”grandes chances de pelear el campeonato hasta el final”, y resaltó que éste un hecho que no ocurría hace muchos años en el club.

”Por eso sé que la gente nos va a acompañar como siempre. Estoy orgulloso de estar en este club”.

Por último y para cerrar la ‘conferencia-show’, el riojano volvió a bromear con el clásico rival: ”Tengo un regalo para los jugadores de Boca, traje chupetines para todos los pibes”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here