Komphela aseguró que la queja estará dirigida a la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) por haber socavado de manera considerable ”los derechos y la vida privada” de Semenya.

 

La sudafricana se proclamó campeona de los 800 metros del Mundial de atletismo de Berlín, Alemania, el miércoles pasado, pese a que la IAAF todavía no sabe si considerarla una mujer.

 

La IAAF solicitó los exámenes después de que su voz grave, su complexión musculosa y su rendimiento generaran dudas sobre su sexo.

 

El organismo insistió hoy en que los tests de asignación sexual que se están llevando a cabo a Semenya no sugieren una sospecha de fraude deliberado por parte de la corredora.

 

Por otra parte, la prensa suiza y alemana aseguró hoy que Semenya es hermafrodita y la Federación Sudafricana de Atletismo lo sabe.

 

Según el diario suizo `Blick` y su par alemán `Bild` Semenya pudo competir porque el veterano preparador físico alemán Ekkart Arbeit manipuló sus niveles de testosterona.

 

De acuerdo con la versión, cuya fuente es un entrenador que trabajó en Sudáfrica y mantiene buenos contactos allí, los tests de asignación de sexo a los que se somete actualmente a Semenya son innecesarios.

 

”Sudáfrica ya los hizo en marzo, y el resultado es claro”, lo cita el diario sin dar su nombre, informó la agencia Dpa.

 

”Semenya no debería haber participado en el Mundial como mujer. Pero los responsables sudafricanos decidieron correr el riesgo”, dijo el entrenador a `Blick`.

 

La atleta sudafricana quiso rechazar la medalla de oro, según difundió hoy la prensa en Sudáfrica: Semenya pretendía así manifestar su molestia por los análisis que le impuso la IAAF.

 

Y según el diario sudafricano ”The Times” fue el presidente de la Federación Sudafricana de Atletismo, Leonard Chuene, quien la convenció para que acepte la presea que ganó. Télam

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here