San Lorenzo, con este triunfo, llegó a 6 unidades; mientras que Argentinos, que sumó su segunda derrota consecutiva, se quedó con 3 puntos.

El equipo de Boedo, tras su caída en el debut frente a Olimpo por 2 a 0, en Bahía Blanca, y su estreno en la Copa Libertadores de América también con derrota por idéntico marcador ante Botafogo, en Río de Janeiro, mostró signos de mejoría con su victoria sobre Racing Club por 1 a 0, en el Nuevo Gasómetro.

Pero debía ratificar esa levantada en La Paternal y la concretó, aunque con cierta dificultad, ante Argentinos, que sigue sin encontrar el rumbo futbolístico.

A San Lorenzo, que jugó con un 4-2-3-1 flexible, le costó, ya que no logró imponer su juego en una cancha, que por sus cortas dimensiones, siempre es complicada y, además, porque su rival le jugó de igual a igual ante la necesidad de sumar por su flaco promedio (1,163), que lo ubica último, por debajo de Quilmes (1,183) y Godoy Cruz de Mendoza (1,175).

Es que Argentinos, con un 4-4-2, asumió el protagonismo, fue un poco más profundo, pero le faltó precisión en la definición.

El equipo que dirige Claudio Borghi, que complicó con centros cruzados, tuvo una chance clara en los pies de Lucas Cano, a los 27 minutos, pero el remate del delantero se fue por encima del travesaño.

Y San Lorenzo en su primera jugada asociada a fondo, con un toque exquisito de Héctor Villalba y un pase generoso de Angel Correa, se puso arriba en el marcador con un gol de Romagnoli, a los 42 minutos.

El segundo tiempo fue más entretenido y abierto porque Argentinos fue a buscar el empate y el equipo de Bauza respondió con contraataques.

A los 30 segundos, se lo perdió Lucas Rodríguez, para el conjunto local; pero San Lorenzo respondió con un mano a mano de Villalba (6m.), un remate de Matos (16m.) y otro remate de Juan Ignacio Cavallaro (21m.).

Después los entrenadores movieron los bancos: uno para conservar la ventaja y el otro para llegar al empate. Y en el juego de ajedrez nadie ganó, porque ninguno de los jugadores que ingresó marcó la diferencia.

Sin embargo, lo que sí varió, fue el resultado con el golazo de Matos, a los 32 minutos. Ese tanto sentenció la historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here