River planteó nuevamente un 4-2-3-1, con Ariel Ortega, Mauro Díaz y Diego Buonanotte por detrás de Cristian Fabbiani, y Diego Barrado, un mediocampista externo creativo, con Matías Almeyda en el doble cinco.

 

Colón opuso un 4-3-1-2, con dos centrodelanteros que rotaron por todo el frente de ataque: Esteban Fuertes y Federico Nieto.

 

El local exhibió movilidad en tres cuartos y trató desde el comienzo de imprimirle vértigo a sus ataques.

 

Pero el conjunto santafesino aprovechó la soledad de Almeyda para recuperar en el local, con un inteligente trabajo de Facundo Bertoglio para ganar espacios en la zona de gestación.

 

Consciente del flojo nivel de River en el certamen, Colón fue a buscar la victoria y cedió espacios a un equipo que, dadas las características de sus atacantes, se sintió cómodo jugando de contra.

 

El ‘sabalero’ abrió la cancha e intentó desde afuera del área, como a los 22 minutos, cuando Germán Rivarola, libre de marcas, remató violentamente y exigió una notable intervención de Daniel Vega.

 

Salvo dos apariciones individuales de Mauro Díaz, a River le costó mucho generar situaciones de gol.

 

En el segundo tiempo, Colón se adelantó en el terreno y propuso la iniciativa, ante un adversario que depositó todas sus expectativas en el desconectado cuarteto ofensivo.

 

Así, por lo general, el local contó con intentos individuales y despreció el juego colectivo para lastimar a Colón, que se mostró ordenado para defender.

 

Sobre el primer cuarto de hora, Antonio Mohamed apeló a fortalecer el centro del campo e introdujo a un mediocampista central, Cristian Pellerano, por el enganche, Bertoglio.

 

De inmediato, River estuvo a punto de concretar: Buonanotte tocó por arriba de Pozo pero Ariel Garcé despejó casi sobre la línea.

 

A partir de entonces, el conjunto de Néstor Gorosito dominó el juego, aunque careció de claridad para inquietar seriamente a Pozo.

 

Ya sin conexión en tres cuartos, Colón buscó sorprender desde afuera, con Pellerano como abanderado tanto en los remates al arco como en los envíos aéreos.

 

Riover se fue del campo reprobado por su público, ya harto de tantas frustraciones y de haberse prácticamente despedido del Apertura apenas jugadas cuatro fechas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here