A puro toque y verticalidad, eran los de Núñez los que acechaban con Teófilo Gutiérrez como el hombre que más peligro intentaba generar. Sin embargo, no era el colombiano el único que buscaba insistentemente su festejo; ya que eran varios los hombres ‘millonarios’ que lograban acercarse al área de enfrente y generar situaciones de real peligro… Maidana, Mora o Pisculichi fueron algunos de los que estuvieron bastante cerca de capitalizar las opciones.

Pero la cuota goleadora estaba en los pies de un inesperado goleador. Se trataba nada más ni nada menos que del único hombre que había estado en duda hasta último momento por un golpe en su pierna: Carlos Sánchez. El uruguayo estaba encendidísimo y esto quedó reflejado apenas superada la media hora cuando inició y culminó de gran manera la jugada: recuperó la pelota, la tocó para Pisculichi y luego fue a busca el centro con el que de cabeza abrió el marcador e hizo delirar a todo Núñez.

LEÉR MÁS  El arquero cordobés que llega a la Lepra

El ex Godoy Cruz logró darle a River la tranquilidad que estaba necesitando, ya que si bien era amplio dominador del encuentro; la verticalidad que tenía generaba un desequilibrio que solía dejarlo mal parado en las contras (situación que no pasó a mayores como consecuencia de la pálida tarea que estaba teniendo su rival de turno). Y a poco de finalizar la primera etapa volvió a dar el presente el ‘Pelado’: tal como hizo en el primer gol, volvió a recuperar la redonda y, en este caso, se la cedió a un ‘Teo’ que remató al arco, siendo despejado su remate. Allí estaba Sánchez para empujar la ‘bocha’ y decretar el 2-0 con el que la ‘Banda’ se iría al descanso.

Luego de lo que fue una nueva exhibición ‘millonaria’ en la primera etapa (ante un ‘Halcón’ que le opuso muy poca resistencia), en el complemento el local se mantuvo en su libreto y no dejó nunca de tener el arco de enfrente entre ‘ceja y ceja’. Pese a que durante algunos minutos bajó un poco el ritmo (más por cansancio que por real iniciativa), los de Varela no lograban incomodarlos nunca porque perdían siempre ante una muy sólida defensa riverplatense (Washington Camacho era el rival más incisivo).

LEÉR MÁS  El presidente de Racing liquidó a Centurión: "Tomó demasiado y esto pasará a Legales"

Inmediatamente, el local volvió a adueñarse del protagonismo y llevó adelante prácticamente un monólogo ofensivo. Con Mora intentando una fallida chilena, Pisculichi –primero-, Martínez y Boyé –más tarde- probando con remates que se fueron apenas alto; River se iba acercando cada vez más al tercero que Defensa al descuento. Y fue a la media hora cuando tuvo su merecido premio. Tras un centro de Mercado, quién otro sino el intratable goleador colombiano para aparecer por el segundo palo y empujar de cabeza la pelota al fondo de la red, sin siquiera saltar ni despeinarse.

LEÉR MÁS  Simeone se quedó con la Supercopa

Con el tanto de un Teófilo Gutiérrez que ya miraba a todos sus ‘colegas’ desde lo más alto de la tabla de goleadores con cinco festejos en apenas cuatro fechas, River cumplía con la tan codiciada ‘ley de las tres G del fútbol: ganaba, gustaba y goleaba; generando así el descontrol de un ‘Monumental’ que quedaba chico para tanta euforia.

FORMACIONES:

River Plate: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Matías Krannevitter, Ariel Rojas; Leonardo Pisculichi; Rodrigo Mora y Teófilo Gutiérrez. DT: Marcelo Gallardo.

Defensa y Justicia: Fernando Pellegrino; Luciano Vella, Carlos Casteglione, Pablo De Miranda; Damián Martínez, Nery Leyes, Marcelo Benítez; Emiliano Tellechea; Washington Camacho; Ciro Rius, Leandro González. DT: Darío Franco.

Estadio: Antonio Vespucio Liberti

Árbitro: Saúl Laverni
Playfutbol

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here