River sigue alimentando su sueño en Japón a 29 años de su último título y con una victoria ante el Sanfrecce Hiroshima se clasificó a la final del Mundial de Clubes, donde espera por el ganador del encuentro entre Barcelona y el Guangzhou de China.

Con más de 15 mil hinchas en la tribuna del estadio Nagai de Osaka, el elenco ”Millonario” no la pasó bien en su debut y a pesar de que dominó el encuentro tuvo en Barovero a su principal figura, con tres intervenciones salvadoras en el primer tiempo. Con un gol de Alario se impuso por 1 a 0 y buscará repetir la historia de 1986.

Desde el comienzo River empezó presionando, molestando la salida, recuperando la pelota rápido en campo rival pero el control del juego no se tradujo en situaciones de riesgo y fue el elenco nipón el que contó con las situaciones más peligrosas.

Empezó más cómodo en la cancha el ”Millonario” con posesiones más largas, moviendo la pelota de lado a lado buscando los espacios ante un rival que se refugió cerca de su arco. Recién a los 15′ logró inquietar con un par de tiros de esquina aunque sin demasiado riesgo.

Sanfrecce lentamente se fue acomodando en la cancha y con pelotazos largos logro desacomodar la defensa de River y llegar con peligro al área de Barovero, que a los 25′ y a los 32′ tuvo dos intervenciones salvadoras. La primera ante un mano a mano y la segunda con un manotazo ante un remate con destino de red.

En el segundo tiempo, River comenzó mejor y a los 2′ minutos Mora tuvo el gol solo ante el arco. Un centro Mercado al segundo palo que Alario metió al centro dejó al uruguayo de cara al gol pero su remate se fue desviado.

Los primeros 15 minutos transcurrieron con el ”Millonario” en campo rival pero sin generar demasiado y los japoneses ordenados esperando con salidas rápidas que desordenaban la defensa rival pero no se traducían en situaciones de riesgo.

Gallardo comenzó a mover el banco de suplente y con los ingresos de Lucho González y Tabaré Viudez por Ponzio y Pisculichi y de esa manera el conjunto de Núñez tuvo una circulación más fluida y comenzó a encontrar algunos espacios.

A los 71′ llegó el desahogo para River. Un centro de Viudez que el arquero Hayashi no pudo controla y la pelota cayó en la cabeza de Alario, que como en la final de la Copa Libertadores se vistió de héroe.

En los minutos finales, se vio lo mejor del elenco que dirige Gallardo. Más suelto pudo ampliar pero Mora desperdició un gol tras una serie de rebotes. En desventaja el elenco japonés no tuvo reacción y jugará por el tercer puesto.

River ahora espera por el Barcelona de Lionel Messi o el Guangzhou de China, que se enfrentarán este jueves desde 7.30 en la otra semifinal. La final se jugará el domingo desde 7.30 en el estadio Internacional de Yokohama.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here