River cayó en los penales ante San Pablo

River perdió 8 a 7 por penales frente a San Pablo, tras igualar 0 a 0 en los 90 minutos, en una de las semifinales de la Florida Cup que se disputó en el Al Lang Stadium de San Petesburgo, en Estados Unidos. El conjunto dirigido por Marcelo Gallardo jugará por el tercer puesto del certamen el sábado a las 17.15 frente a Vasco da Gama.
Tras la victoria 1 a 0 frente a Millonarios, Gallardo optó por dar rodaje a otros jugadores y presentó una formación alternativa a la que en el primer tiempo le costó mucho hacer pie ante los brasileños, que por primera vez tenían en el banco a Rogerio Ceni, el histórico arquero que se retiró hace poco más de un año a los 42 años.
El conjunto paulista hizo méritos para adelantarse desde el arranque. A los 2 minutos dispuso de la ocasión más clara de la etapa cuando Franco Medina derribó en el área a Wellington Nem y el árbitro sancionó penal. Enrique Bologna se lució volando contra su palo derecho para desviar el remate del peruano Christian Cueva.
San Pablo mantuvo la iniciativa y acumuló chances, pero la imprecisión de Andrés Chávez (lo perdió una vez de cabeza y otra en un mano a mano con Bologna) y Luiz Araújo (tampoco pudo cuando quedó cara a cara con el guardavalla) le impidieron irse al descanso en ventaja.
A River le costó mucho gestar juego y su única ocasión en los 45 minutos iniciales fue un remate de larga distancia de Denis Rodríguez que el arquero Sidao envió al córner. Para colmo perdió al uruguayo Iván Alonso, quien sintió una molestia muscular en la pierna izquierda y debió ser reemplazado por Lucas Alario.
En el segundo tiempo el partido perdió ritmo, en buena medida por la gran cantidad de cambios que realizaron los entrenadores, el nivel de juego decayó y las emociones escasearon. San Pablo merodeó el gol con un disparo cruzado de Shaylon que rechazó el siempre eficiente Bologna.
Pero River tuvo la mejor ya en tiempo agregado, cuando Gonzalo Martínez (había sustituido a Tomás Andrade) encontró en el segundo palo un balón que había cruzado el área de derecha a izquierda y remató al travesaño.
El pasaje a la final de la pintoresca Florida Cup se definió entonces desde los 12 pasos. En una larga serie, el juvenil neuquino Matías Moya (el 26 de marzo cumplirá 19 años) no pudo con el arquero Sidao en el noveno remate (antes habían fallado Gonzalo Martínez y Wesley) y San Pablo se quedó con el triunfo por 8 a 7.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here