Quién es quién en la negociación que se lleva adelante por la cesión de los derechos de TV a partir del próximo año

El fútbol argentino necesita quien le transmita sus partidos a partir de 2017. A medida que el calendario se consume crece la urgencia para firmar el nuevo contrato y, al mismo tiempo, rescindir el convenio vigente con la Secretaría General de la Presidencia. Diciembre es el último mes disponible para que todas las partes se sienten a la mesa y discutan la salida. En este escenario, cada uno de los actores juega su propio juego y busca acomodar la partida a sus propios intereses. Estos son:
El gobierno. Anunció por cadena nacional que el Fútbol Para Todos culmina a fin de año, y que el presupuesto del año próximo no tendrá partida para la televisación de los encuentros. Al ponerle fecha de vencimiento al contrato asociativo con la AFA, el Ejecutivo contribuyó a bajarle el precio a los derechos. Todos saben que no es lo mismo negociar sin urgencias que con la obligación de conseguir un nuevo contrato en tiempo récord. A su vez, gestionó la llegada de la oferta conjunta de Fox y Turner, las dos compañías estadounidenses que se unieron para intentar televisar los partidos y están dispuestas a invertir $2500 millones en 2017. El Gobierno les aconsejó a los representantes de ambas compañías que bajen el perfil y que esperen a que todo se aclare para brindar detalles sobre el futuro de la TV del fútbol. La administración macrista quiere la foto con estas dos empresas, una postal que se alinearía con la intención de mostrar nuevas y millonarias inversiones en la Argentina.
La Comisión Regularizadora. Armando Pérez fue el primero en enterarse de la oferta de Turner y Fox. Se la comunicaron en plena semana de trabajo por la modificación del estatuto de la AFA. Desde ese momento, al presidente de Belgrano se le iluminó la cara. Días después, la socializó con el resto de los clubes de primera. Y la semana pasada fue al Hotel Emperador, en Retiro, para reunirse con emisarios de Fox y Turner y continuar negociando. Lo acompañó su vicepresidente en la AFA, Javier Medín. En la comisión creen que el pedido de los clubes de superar los $3000 millones por año ”es exagerado” y estiman que, a la larga, ”se terminará firmando con Fox y Turner”. ¿Por cuánto? ”El piso es de $2700 millones y el techo, de $3000 millones”, aseguran en el edificio de la calle Viamonte.
Los clubes grandes. Se pusieron al frente de la negociación y decidieron turnarse para acudir a las reuniones con los ejecutivos de las empresas interesadas (por eso Víctor Blanco, presidente de Racing) no fue a la última reunión. Dada su experiencia en el rubro, Marcelo Tinelli se transformó en el líder del grupo. La semana pasada, al salir de la AFA, el conductor de ”Showmatch” despotricó contra la posible firma de un contrato a 15 años con las empresas interesadas. Con la Superliga firmada pero no consolidada, pretenden ser ellos los que definan qué oferta es la mejor para el fútbol argentino. Y no están dispuestos a que sea por debajo de los $3000 millones. De todas maneras, y como aclaró el presidente de River, Rodolfo D´Onofrio, ”las conversaciones con Fox y Turner están muy bien encaminadas”.
El resto de la primera división. La clase baja de la élite del fútbol argentino espera que los negociadores saquen el mayor jugo posible a las ofertas que llegaron. Es porque la incidencia de los derechos de TV en su facturación anual llega hasta el 50% de los ingresos de estos clubes. La clase media (los clubes de Rosario, Lanús, Vélez, Huracán) no parece estar dispuesta a firmar un contrato ”en paquete” y ceder todos los derechos (TV, internet, transmisión al exterior) en un mismo contrato.
El ascenso. Encolumnados detrás de Claudio Tapia (Barracas Central), Daniel Ferreiro (Nueva Chicago) y Pablo Toviggino (Consejo Federal), los clubes del ascenso quieren dinero. Cuanto más haya para ellos, mejor. Por eso convocaron a tres expertos de la industria de la TV para una charla en un hotel céntrico. Será mañana, un día antes de que Tinelli se junte con Tapia para intentar que, al menos en esta discusión, los clubes del fútbol argentino vayan unidos y organizados a negociar.
El plan de Turner y Fox
Las empresas estadounidenses saben que el Gobierno las quiere en el fútbol argentino. Sus representantes no mueven una sola pieza en la negociación sin consultar previamente con la Casa Rosada. Está previsto que mañana vuelvan a reunirse con los emisarios de los clubes para avanzar en la propuesta y aproximarse a un acuerdo definitivo. Deberán aumentar el monto fijo que están ofertando para quedarse con los derechos y aproximarse, al menos, a los $3000 millones . anuales. Confían en que las negociaciones desembocarán en la firma del contrato.
LEÉR MÁS  Voley: Argentina le ganó al campeón mundial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here