Peterhansel, once veces ganador del Dakar, seis en moto y cinco en autos, llegó este año con el firme propósito de ganar su 12º título y la orden que recibió hace dos días de su equipo de jugar para Roma lo decepcionó, aunque no lo desmoralizó: hoy se hizo de la etapa (la cuarta de este Dakar) con un tiempo de 3h. 38m. y relegó a su compañero por 26 segundos.

“Nosotros salimos cuartos y no sé qué pasó con los que marchaban adelante. Hubo una lucha con Nasser y después alcanzamos a Nani, que iba lento en las dunas, donde bajé la velocidad para demostrarle que podía pasarnos pero no quiso quedar adelante para ir abriendo el camino”, afirmó Peterhansel.

Habrá que ver ahora si el francés acata la orden de equipo de trabajar por la victoria del catalán o si simplemente ignora el pedido y va en busca de su decimosegundo Dakar.

Como sea, Roma llega a la última etapa habiendo quemado los más de 40 minutos que tenía de ventaja y sumido en una gran presión.

La situación en el equipo X-Raid mereció comentarios del director del Dakar, Etienne Lavigne, quien le dijo a Télam: ”No entiendo la estrategia de MINI. Creo que tiene que trabajar la comunicación dentro del team. Vamos a ver la etapa de mañana. Es muy difícil incluir en el reglamento del Dakar estas situaciones, porque son muy difíciles de controlar. Pero no gustan este tipo de cosas, no va con la competición, no es el espíritu Dakar”, sentenció.

Terranova, quien al entrar al último tramo de carrera estaba tercero, sufrió dos pinchaduras, se perdió y terminó en una mina y luego se encajó en la arena, incidentes que lo relegaron al noveno lugar de la etapa, a 29m. 50s. del ganador, y lo hicieron descender al quinto lugar de la general, a 1h. 27m. 57s del líder, es decir a más de media hora del podio.

Nasser Al Attiyah (MINI) cruzó la meta segundo, a 3m. 38s. de Peterhansel, y fue uno de los ganadores del día, ya que siguió cosechando minutos a su favor para asegurarse el tercer escalón del podio en Valparaíso.

Con el segundo lugar de hoy, el qatarí está a 54m. 07s. de Peterhansel en la general y se separó por casi 26 minutos del cuarto, el sudafricano Giniel De Villiers (Hilux).

La etapa de hoy, que unió El Salvador con La Serena, tuvo un total de 699 kilómetros, de los cuales 350 fueron de carrera pura, en la que lejos de bajar la guardia los pilotos tuvieron que esforzarse en un tramo inicial rápido y luego en la navegación que fue clave, sobre todo por las dunas que los acompañaron hasta el final de la etapa.

Roma, en tanto, terminó tercero la etapa a 5m. 58s. de Peterhansel, lo que le imprimirá más dramatismo a la última jornada del rally, ya que el catalán descendió al segundo lugar de la general y ahora tiene al multiple campeón 26 segundos arriba.

El catalán que pinchó, primero, y después siguió a Al Attiyah en las dunas, donde perdió el rumbo, aseguró que está tranquilo de cara a mañana y dijo que la de hoy no fue una mala jornada.

El sanrafaelino Lucio Alvarez (Ford Ranger), quien sufrió problemas mecánicos durante casi todo el Dakar -precio que pagó en el debut de la marca-, terminó octavo a 26m. 15s; mientras que el cordobés Federico Villagra (MINI) cruzó la meta 11º a 31m. 09s. y Emiliano Spataro 16º. En la general, Villagra marcha 12º; Spataro 14º y Alvarez 17º.

En las motos, Cyril Després (Yamaha) se adjudicó la etapa y se dio un gran baño de optimismo en un rally que no resultó fácil para él ya que por primera vez en 13 años está sin KTM y con el gran desafío de devolver a la marca japonesa el número 1.

El campeón saliente se quedó con la etapa tras completar un tiempo de 3h. 58m. 18s y relegar al catalán Marc Coma por 2m. 17s. y al tercero, el francés Oliver Pain (Yamaha), por 5m. 53s.

Como en los viejos tiempos, Despres y Coma protagonizaron un duelo en las dunas que se dirimió a favor del francés aunque el catalán manda en la general y tiene casi asegurado el Dakar, ya que su escolta es ahora Jordi Viladoms (KTM), a casi dos horas.

El gran perdedor de la jornada fue el español Joan Barreda (Honda), hasta ayer segundo en el general y el piloto que más etapas ganó en el Dakar 2014, quien sufrió múltiples problemas, entre caídas y percances mecánicos -sin batería- y terminó llegando a la meta caminando y con la moto a rastras.

El piloto de Honda terminó la etapa a 2h. 29m. 35s. del ganador y cayó del segundo al séptimo lugar de la clasificación general.

En cuatriciclos, el chileno Ignacio Casale (Yamaha) se encamina a la victoria y en darle a Chile un título en el Dakar.

El trasandino, denunciado por Rafal Sonik por recibir ayuda externa durante la carrera, puede respirar tranquilo porque los comisarios deportivos desestimaron la presentación en su contra porque el piloto polaco presentó fuera de hora las pruebas que alegaba.

Tras el abandono de ayer del uruguayo Sergio Lafuente, Casale, ganador de la etapa, goza de una ventaja en la general de 1h. 23m. 42s. sobre su inmediato perseguidor, Sonik, y de 5h. 39m. sobre el tercero, el holandés Sebastian Husseini (Yamaha).

Casale se quedó con la etapa tras establecer un registro de 5h. 05m. 08s. y relegó a Husseini por 5m. 05s. y al ruso Sergey Karyakin (Yamaha) por 17m. 13s.

El mejor argentino de la categoría fue Santiago Hanssen (Yamaha), quien cruzó la meta en el octavo lugar, a 53m. 03s de Casale.

A una etapa del final, el Dakar Argentina-Bolivia-Chile ya transitó más de 8.850 kilómetros, en los que sólo resistió el 48 por ciento de los 431 competidores que el 5 de enero pasado largaron desde Rosario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here