Julio Humberto Grondona presidió la AFA por más de 30 años, su muerte a mediados del 2014 jamás pudo ser superada por la conducción del fútbol argentino. Las sospechas de corrupción y las detenciones por parte de la justicia norteamericana sobre el escándalo FIFA hizo caer a una gran cantidad de laderos de su gestión. De todos modos, un futuro mejor parece lejano por estas horas.

Pasada las 19 horas comenzó la asamblea que dirimiría la futura presidencia. Por un lado Luis Segura, presidente provisorio tras el deceso del histórico mandamás, del otro Marcelo Hugo Tinelli, exitoso empresario de medios y vicepresidente de San Lorenzo de Almagro. Tras las palabras del Secretario General, Miguel Angel Silva los asambleistas representantes de cada club asignado para votar comenzó con los comicios.

Detalle no menor; fue la primera vez en la historia que hubo una urna y el voto fue secreto. Hasta ahí todo parecía indicar que un futuro mejor para nuestro fútbol era posible, pero de repente todo se vino abajo. A la hora del recuento de votos, hecho que contó con la presencia de fiscales de cada candidato y con la presencia de tres miembros de la Inspección General de Justicia la sorpresa se apoderó de la elección.

El recuento arrojó un empate en 38 votos, pero con la particularidad de que uno de ellos contenía dos boletas, la cual aún no se sabe si eran una de cada candidato o las dos correspondían al mismo y el voto fue contabilizado por lo que habría habido un ganador con un voto de diferencia. El escándalo invadió la escena, las sospechas se apoderaron del predio Julio Grondona.

Lejos de una decisión, las especulaciones crecían. Daniel Angelici, presidente de Boca, aseguraba que eran tres los votos impugnados, Silva Secretario General de AFA que sólo fue uno el caso erroneo. Lo que ya era un papelón se acrecentó cuando intentaron volver a reunir a los asambleistas y se encontraron con que Angel Lozano, presidente de Excursionistas al que se le intentó impugnar su voto por que creían que había renunciado a su cargo se había ido. El otro que se fue antes de terminar el recuento fue Julio Koropeski, presidente de Crucero del Norte. Ambos votos que supuestamente eran para Tinelli.

¿Y entonces?, se decidió un cuarto intermedio hasta una nueva reunión entre ambas partes para ver que marca el estatuto de la Asociación. La palabra en común fue trabajar sobre el consenso, idea que salió desde el presidente de Belgrano de Córdoba, Armando Pérez, quien en su momento intentó ser candidato pero no consiguió los avales necesarios. Otros insisten con repetir los comicios.

En conferencia de prensa, Segura aseguró que esto era un llamado para reveer decisiones y trabajar por el consenso, por su parte Tinelli señaló que ”ninguno alcanzó los votos que pensaba”. Mañana será tiempo de reuniones, la incertidumbre manda en una AFA que en principio marcaba el 3 de diciembre como el vencimiento del mandato de Segura.

La conclusión más certera la tuvo Mario Leito, presidente de Atlético Tucuman: ”Es un papelón, perdimos todos”. Ni Segura ni Tinelli, el gran perdedor de las elecciones somos todos, el fútbol nuestro de cada día.

Amenazas al presidente de Excursionista

Ángel Lozano pasó una noche para el olvido, primero el presidente de Atlanta intentó impugnar su voto argumentando que este había renunciado a su cargo. Lozano renunció pero la Comisión Directiva de su club jamás la aceptó. Luego se fue rápidamente de la asamblea y su casa apareció con insultos y amenazas hacia su persona. Un clima más que aspero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here