El dirigente tomó con agrado ”el papel de partenaire” que adotará su equipo ante los españoles y, al margen de la ”gran diferencia” presupuestaria y futbolística, confió en ”levantar la copa” amparado en el esfuerzo de los jugadores sanlorencista, que ”van a dejar la vida en la cancha”.

”Apostaría con muchísimo gusto por San Lorenzo, siempre apuesto por mi equipo, y está bueno el papel de partenaire en el que nos pone el Madrid”, opinó el empresario televisivo, que presenció hoy la primera práctica del campeón de América desde el arribo con su familia a Marrakech, el martes pasado.

”Estos jugadores están ante el partido más importantes de sus vidas y de la historia del club. Van a entregar todo, dejando la vida en la cancha, tirándose de cabeza para cortar cada avance del rival”, respaldó.

Tinelli aceptó sin dramatismo el juego periodístico de la prensa española, que buscar ”presentar el partido entre el equipo poderoso y multimillonario y otro humilde”.

”Es así, no tengo dudas de eso, pero me acuerdo cuando fue al Mundial (Brasil 2014) y Argentina le ganó en el último minuto a Irán con gol de (Lionel) Messi”, evocó.

”El Real Madrid tiene el récord de victorias consecutivas este año (21), hace de a cuatro o cinco goles por partido pero esto es fútbol. Hay que hacer un partido inteligente sin descuidarse en ningún momento”, planteó.

Al profundizar sobre el modo en que se imagina la final, el vicepresidente explicó: ”San Lorenzo tiene que ser un equipo corto y cerrado entre líneas. El problema sería jugarle de igual a igual como lo hizo por momentos Cruz Azul (4-0) de México”.

Tinelli evitó polémicas en relación al arbitro que será designado para le final y adelantó que ”el número puesto es el portugués (Pedro Proenca)”.

”No lo conozco y en un primer momento me pareció más lógico que fuese de otro continente. De los que llegaron aquí, al que conozco y me parece mejor es al chileno (Enrique) Osses. Vamos a aceptar al que toque sin problemas”, aclaró.

En un momento distendido de su charla con la prensa al término del entrenamiento, el dirigente frotó una lámpara de Aladino que le acercó un cronista para pedir deseos en el final de año.

”Los tres deseos encierran un sueño”, aseguró sin revelar lo pedido.

Luego repasó la historia reciente del club y valoró que ”la posibilidad de jugar un Mundial de Clubes era un sueño impensado por toda la gente de San Lorenzo hace dos años”.

”Eso es lo que me hacen sentir los hinchas cuando los cruzo en algún lugar. Me lo dijeron ayer en la plaza principal de Marrakech (Jamaa El-Fna), que parecía San Juan y Boedo por la cantidad de gente de San Lorenzo”, exageró.

Al respecto, informó que el club recibió un reporte sobre la presencia de ”8.200 hinchas” en la semifinales del miércoles ante Auckland City de Nueva Zelanda y proyectó ”unos 12.000” para la final del sábado.

”Están llegando unos 1.700 de Buenos Aires y se van a sumar otros de distintos puntos de Europa, por lo tanto creo que podemos tener 12.000 hinchas de San Lorenzo en la final”, concluyó Tinelli.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here