Mónaco, nacido en Tandil y ubicado en el puesto 60 del ranking mundial de la ATP, consumó su victoria sobre Mayer (29) en una hora y 43 minutos de juego, y se llevó la gran ovación de las 5.000 personas que se acercaron hasta la cancha central del Buenos Aires Lawn Tennis, en el barrio porteño de Palermo.

El tandilense, campeón en Buenos Aires de las edición 2007 y finalista en 2009, jugará el viernes en cuartos de final ante el uruguayo Pablo Cuevas (24), quien previamente eliminó al argentino Guido Andrezzi (194) tras vencerlo por 7-6 (7-4) y 6-1.

Mayer, por su parte, observado desde el palco por el capitán argentino de Copa Davis Daniel Orsanic, quien lo eligió como singlista número uno para enfrentar a Brasil el 6, 7 y 8 de marzo, se despidió del torneo y comenzará a practicar con miras a la serie a jugarse en Tecnópolis, que será trascendente para el futuro inmediato.

Mónaco ya había mostrado signos de evolución la semana pasada en Brasil, cuando trepó hasta los cuartos de final del ATP de Río de Janeiro y claudicó en tres sets ante el español David Ferrer (9), luego campeón, ratificó es mejoría en Buenos Aires con sus triunfos primero sobre el también tandilense Máximo González (94) y sobre todo por el que logró ante el correntino.

LEÉR MÁS  Barovero cerró las puertas a una posible vuelta a River

‘Pico’ tuvo más convicción desde el inicio del partido, estuvo preciso con su derecha y muy metido en el juego, así aprovechó la ocasión que le brindó Mayer, le quebró el servicio para pasar al frente por 3-2 y con esa ventaja se mantuvo hasta el final al frente hasta que ganó el parcial por 6-4.

Mayer, el actual número uno del tenis nacional, fue un cúmulo de nervios, eso lo hizo fallar con su derecha y cometió demasiados errores no forzados ante un rival que, herido por haber sido ignorado para la Davis, esperaba su oportunidad.

Mónaco quebró nuevamente en el quinto game el saque de Mayer, al juego siguiente cedió el suyo y volvió a romper al correntino para adelantarse 4-3, a esta altura intuyendo que era su noche.

LEÉR MÁS  Independiente fue mejor pero se trajo una derrota de Paraguay

En sus dos juegos de saque siguientes, ‘Pico’ mostró convicción y levantó un 0-40 para estirar la ventaja a 5-3, y luego cuando sirvió para partido un 15-40, y lo ganó con el primer match point que dispuso, cuando tiró un ‘drop’ al que Mayer llegó casi de rodillas y por eso pese a que logró impactar, tiró la pelota afuera.

El festejo de Mónaco fue a puño cerrado y con un ”Vamos” que resonó en el estadio, mientras Mayer se marchaba cabizbajo y los flashes se dividían entre el tandilense y Orsanic, el capitán que en su primera convocatoria no lo tuvo en cuenta para enfrentar a los brasileños.

”Volví a sentirme feliz dentro de una cancha de tenis, eso es lo más importante. Desde Río que noté una mejoría en mi juego y por suerte los resultados llegaron acá, en Buenos Aires, ante mi público”, subrayó el tandilense de 30 años y con más de 12 recorriendo el circuito.

LEÉR MÁS  Liga Mundial: sorpresiva eliminación de Las Leonas

Mónaco aceptó referirse a la Copa Davis, a su exclusión, el tema que más se comentó durante esta semana, en la que el capitán Orsanic prefirió a Mayer, Carlos Berlocq, Federico Delbonis y al debutante Diego Schwartzman.

”Es una situación difícil la que me toca vivir, creo que hice mucho por la Davis, le di prioridad por sobre mi calendario en el circuito, nunca dudé jugarla. Esta vez no me toca estar y alentaré desde afuera, quizá la próxima se me da”, concluyó Mónaco, con una sonrisa algo irónica.

Mónaco dejó claro que Buenos Aires le sienta bien y que los triunfos le dieron mucha confianza, además de la inyección anímica que significa jugar el dobles con su gran amigo Rafael Nadal, con quien anoche se instaló en los cuartos de final del certamen.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here