Berlocq, 44to. en el ranking mundial de la ATP, sacó a relucir una vez más su perfil ”copero” y puso a la Argentina 1-0 al superar a Seppi (31) por 4-6, 6-0, 6-2 y 6-1 tras dos horas y 36 minutos de juego, ante unas 5.000 personas que se acercaron al Patinódromo Municipal de Mar del Plata.

 

La gente que soportó un sol por momentos agobiante y una temperatura que osciló en los 30 grados, pasó de la ilusión al desencanto con la presentación de Mónaco (40), quien se mostró abúlico, errático, y perdió sin atenuantes ante Fognini (15) por 7-5, 6-2 y 6-2 en dos horas y dos minutos.

La tarde que había empezado con sol se transformó en media hora y ”Pico” Mónaco jugó bajo una pertinaz lluvia durante los dos primeros sets, en una jornada cambiante que dejó la serie igualada y con la definición abierta.

La eliminatoria continuará mañana desde las 13 con el punto de dobles entre los argentinos Horacio Zeballos y Eduardo Schwank ante los italianos Simone Bolelli y casi con seguridad Fognini, pese a que durante el sorteo de ayer el capitán italiano Corrado Barazzutti anunció que jugaría Filippo Volandri.

El domingo concluirá la serie con los cruces que animarán a partir de las 11.30 Berlocq y Fognini, y lugo Mónaco frente a Seppi.

El ganador del cruce en ”La Feliz” jugará en cuartos de final frente a Estados Unidos o Gran Bretaña, que se cruzan este fin de semana en San Diego, California.

El saldo positivo para Argentina lo dejó Berlocq, quien sembró una luz de esperanza que luego Mónaco se encargó de disipar.

Berlocq no comenzó bien, puesto que cedió el primer set por 6-4 en apenas 42 minutos, ante un rival que parecía iluminado y eso recordó aquél fatídico 2008 cuando también en Mar del Plata la Argentina perdió una final increíble ante España, que presentó una formación sin el gran ”Rafa” Nadal.

Seppi, con golpes planos, muchos ángulos y un buen servicio, dominaba la escena y se puso 4-0 arriba en apenas 17 minutos, frente a un Berlocq errático y confundido, sin movilidad en sus piernas.

Fue entonces que emergió el aliento incesante del público, que entonó el clásico ”Ohhh, vamos Gladiador” y el ”Charly ponga huevos”, lo que despertó al argentino.

Berlocq, apodado ”Gladiador” por su inclaudicable entrega el año pasado en las series ganadas a Alemania y Francia, se adelantó un par de metros en la cancha y dijo presente, al punto de que ganó tres juegos seguidos y quedó 3-4 abajo, en lo que fue el inicio de su reacción pese a que igual perdió el set inicial.

En el segundo parcial fue un monólogo del argentino, que alentado ahora en forma contínua por el público, se llevó el segundo parcial por un rotundo 6-0 en apenas 33 minutos, con tres quiebres sobre el servicio del nacido en Bolzano, que le sirvieron para ponerse 2-0, 4-0 y 6-0.

El argentino ganó siete juegos consecutivos y se puso 1-0 adelante en el tercer set, con un golpe clave que ridiculizó a Seppi: el revés paralelo.

Berlocq ajustó la devolución, quebró para 3-1 y sacó con firmeza para llevarse el parcial por 6-2 en 49 minutos tras quedarse una vez más con el saque de su rival.

Seppi acusó una notoria merma física y sus errores no forzados aumentaron, tanto de derecha como de revés, mientras que Berlocq agigantó su figura y con una mentalidad ganadora muy firme que le permitió adelantarse 5-0 con dos quiebres (2-0 y 4-0) y encaminar una victoria que al principio estuvo en duda, tras el set inicial.

”Charly”, alentado ruidosamente por la hinchada argentina con bombos, redoblantes, y varias banderas que lo tuvieron como protagonista, no vaciló cuando sirvió para cerrar el set por 6-1, y se quedó con un partido que había comenzado adverso para que la Argentina comience con el pie derecho su aventura `copera`.

Berlocq festejó con el puño cerrado, hizo añicos su remera y desató el primer festejo de la gente, que no pudo cerrar una jornada feliz por la derrota posterior de Mónaco, quien no gana un partido oficial desde agosto del año pasado, cuando superó al francés Nicolas Mahut en Winston Salem.

”Pico” salió con un planteo inteligente y jugó tiros altos y profundos que mantuvieron en el fondo a Fognini, eso le permitió adelantarse 5-3 con dos quiebres y su servicio.

Sin embargo, ahí comenzó la debacle del tandilense, quien perdió cuatro juegos seguidos y en consecuencia el set inicial por 7-5 en 51 minutos.

Fognini, el mejor tenista de la serie, no estuvo inestable emocionalmente como en otras ocasiones y con un servicio preciso, buenas devoluciones y groseras fallas de Mónaco, se llevó el segundo set por 6-2 en apenas media hora.

La derrota se veía venir ya que Mónaco no mostró ningún signo de reacción en el tercer set, lució lento, fastidioso y sin movilidad, como si tuviera algún problema físico, y así se le fue el último parcial por otro 6-2 que dejó la serie como al principio.

Argentina mantiene una luz de esperanza, ya que restan tres puntos y mañana será clave lograr una victoria en el dobles para que puede definir la serie Berlocq el domingo, y que no haya necesidad de llegar a un quinto punto, con Mónaco en el nivel que mostró en los últimmos cinco meses. 

LEÉR MÁS  Video de la fuerte respuesta de Agüero: "Que Sampaoli diga lo que quiera"

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here