Como un domingo cualquiera. Para él lo fue. Porque su rutina no cambió en nada. Se despertó en Boston, luego de un merecido descanso tras la goleada contra Venezuela del sábado por 4 a 1, en la habitación que comparte con su amigo Sergio Agüero en cada uno de los hoteles que la Selección ocupa en las distintas sedes de los Estados Unidos. Desayunó y ya arrancó con unos mates para luego ir a estirar los músculos un rato al lujoso gimnasio del Westin Copley, el búnker argentino en el estado de Massachusetts. Ya había recibido el llamado de Thiago, su primer hijo, y de Mateo, el más chiquito, por el saludo de Día del Padre. Nada raro para Lionel Messi.

Nada cambió para él, aunque sí para el afuera, para todos los futboleros que celebran cada una de sus conquistas individuales y colectivas. Desde la noche del sábado, Leo comparte la corona de máximo anotador histórico de la Selección con Gabriel Batistuta, con 54 goles. Y es seguro que pronto ocupará ese lugar privilegiado en soledad. Pero, Lionel está igual que siempre. Más allá de la satisfacción propia, pone el ojo en lo grupal. En lo que vendrá. Y eso será la semifinal con Estados Unidos, mañana en la calurosa y húmeda ciudad de Houston. La final con Chile o Colombia, por ahora, suena lejana, aunque todo el mundo piense en que, por fin, llegue ese día. Por ahora, la mirada está puesta en el local.

LEÉR MÁS  Independiente campeón de la Sudamericana

“Es un rival duro, que si lo dejás jugar lo hace muy bien y que intenta tener la pelota y llegar con los laterales. A veces juega mucho por adentro y termina llegando por afuera. Más allá de que es el local será un rival interesante porque tiene buenas jugadores”, analizó La Pulga al anfitrión y próximo adversario junto a Clarín. Y después, sí. Habló del Bati, del equipo, de Higuaín y del sueño americano que está un paso más cerca.

-Pudiste lograr otro récord.

-Lo empaté; no lo rompí, ja. Estoy contento. Estar al lado del Bati, con lo que eso significa, me hace feliz. Pero, sobre todo, estoy contento por el pase a la semifinal. Eso es lo mejor de todo porque es lo que queríamos.

LEÉR MÁS  “Adiós, Mascherano”: el jugador argentino no jugará más en el Barcelona

-¿Qué tan importante es pasar a la siguiente fase con una goleada y sin sufrimiento?

-Sin dudas que es importante. Lo hicimos de una gran manera. Fuimos superiores durante casi todo el partido, menos en los 10 o 15 minutos finales del primer tiempo cuando ellos nos presionaron, crearon una situación y tuvieron el penal.

-¿Qué hay para mejorar entonces de cara a lo que se viene?

-Para mí hay que seguir de esta manera. Preparamos el partido, lo fuimos a buscar desde el principio, tuvimos siempre la pelota. Quizá nos confiamos en esos últimos minutos que decía de la primera parte. Nos dormimos y le dejamos la pelota a Venezuela. Se pudo haber complicado si hacían el penal.

-¿La vuelta al gol de Gonzalo Higuaín llegó en el momento justo?

-Nosotros estábamos tranquilos, porque él y el Kun Agüero nos dan muchas cosas, no sólo goles. Son jugadores importantes para el equipo, además de cuando convierten.

LEÉR MÁS  “Decepción”: la prensa brasileña destrozó al Flamengo

-¿Se está viendo un equipo más pragmático, más parecido al del final de la era Sabella que a uno con más posesión?

-Este equipo tiene las dos cosas. Cuando tenemos la pelota intentamos siempre hacer lo que venimos haciendo este último tiempo, de jugar, de tener posesiones largas y mover la pelota de un lado al otro para encontrar los espacios. Y cuando no, somos un equipo que juntamos bien las líneas, que no dejamos jugar, que presionamos cuando tenemos que presionar, que esperamos cuando tenemos que esperar. Creo que manejamos ambas cosas muy bien.

-Dudamel había dicho que del cruce Argentina-Venezuela salía el campeón de esta Copa América. ¿Pensás que tiene razón ahora?

-Nosotros estamos con la misma tranquilidad de siempre. Dimos un paso importante y ahora se nos viene un rival difícil. Ojalá podamos pasarlo para llegar al objetivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here