De los 463 goles convertidos en el certamen, 113 se conquistaron de pelota detenida, entre tiros libres directos, indirectos y de primera y segunda jugada; corners de primera y segunda jugada, y laterales de segunda jugada. El promedio de tantos a balón parado en los torneos anteriores fue del 28 por ciento, por lo que en el reciente Apertura aumentó el porcentaje de goles de jugada con pelota en movimiento.

LEÉR MÁS  “Adiós, Mascherano”: el jugador argentino no jugará más en el Barcelona

Un 5,39 por ciento del total de goles se marcó de córners de primera jugada; un 4,96 de córners de segunda jugada; un 3,88 de tiros libres en primera jugada; un 3,67 de tiros libres en segunda jugada; un 3,02 de tiros libres directos; un 2,15 de laterales en segunda jugada y un 1,29 de tiros libres indirectos.

LEÉR MÁS  “Decepción”: la prensa brasileña destrozó al Flamengo

Los goles con balón en movimiento representaron el 62,2 por ciento: el 43,41 fue con remates con el pie dentro del área; el 11,23 con disparos desde afuera del área y el 7,55 de cabeza en jugada. Dentro del 11,23 por ciento de los goles desde afuera del área se incluye el convertido de cabeza por Martín Palermo a Vélez Sarsfield, en la séptima fecha. Se convirtieron 41 tantos de penal (el 8,85 por ciento) y 3 (0,64) de rebotes en los tiros desde los doce pasos. Los goles en contra alcanzaron el 3,88 por ciento del total.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here