Marplatense, zurdo, fanático de Boca y campeón histórico: Horacio Zeballos

Horacio Zeballos nació en Mar del Plata el 27 de abril de 1985 y comenzó a jugar al tenis cuando tenía seis años bajo las órdenes de su padre, entrenador, quien lo dirigió hasta sus 18. Apodado ”Cebolla”, su historia se cuenta desde el sacrificio: pasaron nueve años hasta que logró su histórico primer título ATP al vencer nada menos que a Rafael Nadal en una final sobre polvo de ladrillo.

Debutó como profesional en 2003, alcanzó su primera final de Future al año siguiente en Buenos Aires mientras que al año siguiente jugó los partidos decisivos de los Challengers de Italia y Colombia. Su mejor año en el circuito fue en 2009 cuando en noviembre apareció en el 41° puesto del ranking mundial, su mejor clasificación en lo que va de su carrera.

LEÉR MÁS  River y Marcelo Gallardo, otra vez, entre los mejores del mundo

Ese año se clasificó a su primer Grand Slam, el US Open, donde quedó eliminado en segunda ronda a manos del checo Tomas Berdych. En 2010, en tanto, fue citado por primera vez al equipo de Copa Davis que cayó en semifinales ante Francia. Su fuerte: el dobles.

El zurdo, fanático de Boca Juniors, tiene gran relación con la mayoría de los argentinos que actúan hoy en el circuito, principalmente Leonardo Mayer, Eduardo Schwank y David Nalbandian, su compañero de dobles en la Davis en la actualidad.

Su triunfo en Viña del Mar fue histórico no sólo porque fue el primero de su carrera en el circuito ATP sino porque Zeballos se convirtió en el tercer jugador en toda la historia de la Era Abierta que logró vencer a Rafael Nadal en una final sobre polvo de ladrillo después de Roger Federer (Masters 1000 de Hamburgo 2007 y Masters 1000 de Madrid 2009 en 12 finales sobre clay) y de Novak Djokovic (Masters 1000 de Madrid 2011 y Masters 1000 de Roma 2011 en 7 finales sobre clay).

LEÉR MÁS  Kempes bancó a Messi tras dichos de Maradona: "Cada vez que abre la boca, es un problema"

”Enhorabuena a Horacio por su gran victoria”, escribió tras la final el español mientras que Zeballos, aún incrédulo, manifestó: ”Qué alegría tan inmensa, primer título contra uno de los jugadores más grandes de la historia. Que no se termine más este día”.

Horacio Zeballos vive su hora soñada. Su desafío: que dure más que tan sólo 60 minutos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here