”Hay para todos” respondió Maidana, abrazado a su madre y sus colaboradores, cuando se le preguntó a quién le gustaría enfrentar en el futuro, en un vestuario desbordante de felicidad en el Alamodome de San Antonio (Texas).

Esa contestación del santafesino no consistió en una muestra de arrogancia como la de su rival de anoche, sino que se trató de una nueva prueba de coraje por parte de un ”guerrero” del ring, que se le anima a cualquier rival que le pongan: también, por qué no, al mismísimo Mayweather, campeón del mundo en cinco categorías distintas.

LEÉR MÁS  Sampaoli se reunió en Liverpool con el defensor Funes Mori

Esa pelea puede darse en un futuro. Todo puede ser, potenciales rivales hay, pero como dijo Maidana, sonriendo: ”Primero quiero descansar, pasar las fiestas, tomar algo fresco y después veremos”.

La pelea fue intensa y dejó sus huellas a pesar de haber ganado con comodidad en las tarjetas del jurado.

”Sabía que iba a enfrentar a un rival duro y complicado. Broner es un buen boxeador, rápido y mañero. Pero mi entrenamiento fue importante para afrontar semejante pelea. No tendré problemas en darle una revancha pero tendrá que esperar. Me gustaría pelear con Mayweather”, insistió el santafesino de Margarita.

LEÉR MÁS  La confesión del Morro: "Godoy Cruz es mi lugar en el mundo"

En el octavo asalto, Maidana derribó por segunda vez a Broner con una izquierda precisa. Instantes después el árbitro local Laurence Cole le descontó un punto por un cabezazo que acusó el púgil local, quien se revolcó en el ring en forma aparatosa para impresionar.

Mientras el argentino disfrutaba del triunfo, Broner por decisión de la Comisión de Texas era trasladado a un hospital para ser revisado por una posible fractura en la mandíbula. Algunos testigos dijeron que mientras eso ocurría pedía la ”revancha”.

Los días previos Broner hizo su show. Se burló de Maidana a quien menospreció en varias oportunidades. Hizo declaraciones estridentes y habló hasta el cansancio.

LEÉR MÁS  Triunfos de Schwartzman y Mayer

Subió al ring anoche a la manera de aquel personaje de Rocky I, Apolo Creed y corrió la misma suerte: visitó la lona en el segundo capítulo cuando recibió una izquierda certera en el segundo round.

Pero, nobleza obliga, Broner se acercó al vestuario y felicitó a Maidana en una actitud elogiable de un boxeador que acababa de ser superado en forma legítima. El show había terminado y no de la mejor forma: con una derrota y la pérdida de la corona de los welters AMB.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here