Llegó el final anunciado y los actores principales de una obra reconocida, se bajaron del escenario. Final de una etapa en el barrio de La Boca. Esta tarde, cuando el pitazo final marque el último partido de Schiavi con la camiseta azul y amarilla, un ídolo más dejará el plantel más ganador de la última década. Referentes que se van, jóvenes que construyen una nueva base, jugadores que dejan impresa su huella en uno de los clubes más grandes de la Argentina.

Boca se queda sin ídolos después de varios años. El tiempo pasó y los que fueron chicos con hambre de triunfos, hoy son experimentados con pie de plomo y billeteras abultadas. En el mismo año se termina la historia de dos grandes jugadores de la institución ”Xeneize”. El ”Flaco” Schiavi pondrá el punto final frente a Godoy Cruz mientas que Juan Román Riquelme ya se despidió aunque siempre esté volviendo.

LEÉR MÁS  River le ganó a Emelec en Ecuador y se acomodó en el grupo

En Junio del 2011 empezó el éxodo final. De la camada más ganadora de la historia de Boca quedaban pocos jugadores. Martín Palermo fue el primero en bajarse de esa obra que está en cartel constantemente y que demanda trabajo, presiones y triunfos. Se fue ovacionado como lo merecía y dejó como líder único al enemigo directo de su última etapa. Adiós al vestuario dividido y bienvenida al mandato único de Riquelme.

Pero el liderazgo en soledad del último diez de Boca duró solo un año. Cuando el equipo de Falcioni perdió la final de la Copa Libertadores con el Corinthians, el enganche decidió alejarse del club que lo vio crecer. Por Falcioni, por la barra, por Angelici o por decisión propia, Román se autoproclamó vacío y partió a Don Torcuato a jugar al fútbol con sus amigos.

LEÉR MÁS  Racing vapuleó a Vasco Da Gama en El Cilindro

Las voces de mando y de experiencia empezaron a silenciarse en Casa Amarilla. Schiavi es el último en irse de los jugadores con mayor renombre, aunque Battaglia aún esté en el plantel intentando volver para poder decir adiós dignamente. El ”Flaco” es el último líder histórico en acción. Y después de su salida, Boca se quedará sin referentes con influencia en el vestuario y con peso propio dentro del club.

Clemente Rodríguez será el último jugador que quede de la época gloriosa, aunque su trascendencia dentro del plantel es limitada y su destino, en el futuro inmediato, parece estar lejos de Casa Amarilla. Entonces, sin Palermo, Riquelme y Schiavi, y ante la ausencia de Battaglia, Boca se queda sin ídolos.

LEÉR MÁS  Racing vapuleó a Vasco Da Gama en El Cilindro

Será el momento para que surjan nuevos referentes en un plantel que suma jóvenes de las inferiores y que tiene una relación distante con un DT que aún tiene un futuro incierto. Pero será difícil, muy difícil, que ellos puedan ser los nuevos ídolos de Boca. Porque aunque parezca fácil, lograr el cariño eterno e incondicional es una tarea complicada para una camada de jugadores que tiene experiencia, pero que no está en los libros de la historia más gloriosa. Ese donde los hinchas repasan el pasado y dictan sentencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here