Los mejores 5 combates de Maravilla Martínez

A lo largo de su carrera, Sergio Maravilla Martínez logró ostentar un boxeo de alto nivel basado en su técnica de tiempo y distancia, con las manos provocativamente bajas y un movimiento de piernas muy veloz.

El largo  y emocionante derrotero del fajador quilmeño ostenta 55 pleitos, de los cuales 51 fueron victorias (28 por la vía del sueño), dos empates y dos derrotas.

A continuación, un detalle de sus mejores momentos:

21 de junio de 2003, Manchester, Inglaterra: Versus Richard Williams.

Fue el primer título mundial de su carrera y acaso una de las peleas más emocionantes. Maravilla tenía al mundo en su contra (la pelea se llevó a cabo en Inglaterra, prácticamente sólo con público local) y todas las de perder. Sin gimnasio ni tiempo para prepararse pero con todo el hambre, el argentino contó con el apoyo de su padre desde la tribuna, quien llegó a Manchester el mismo día del pleito. Tras un duro cruce, fue por decisión unánime que Maravilla conquistó su primer gran logro.

4 de octubre de 2008, California, Estados Unidos: versus Alex Bunema.

Si bien ésta no es una de las peleas más recordadas por los medios, Maravilla demostró su mejor versión ante el retador del Congo. El argentino repartió golpes a diestra y siniestra y hasta se permitió bromear durante todo el pleito, que fue concluido en el octavo round por nocaut técnico.

5 de diciembre de 2009, Atlantic City, Estados Unidos: versus Paul Williams.

Si bien Maravilla perdió, el duelo ante el estadounidense fue una verdadera batalla campal. El quilmeño se fue a la lona apenas empezó la pelea, pero logró devolverle la gentileza al enorme moreno en el primer round. En fallo dividido y con quejas por todos lados, Maravilla fue derrotado pero no perdió ningún cinturón en el camino, ya no se exponían para el pleito.

1 de abril de 2010, Atlantic City, Estados Unidos: versus Kelly Pavlik.

Tras la derrota con Williams, Maravilla decidió redoblar la apuesta y desafió a Pavlik, campeón de los Medianos de la CMB, en una pelea que fue de menos a más. Si bien comenzó perdiendo, el argentino logró imponer su boxeo y dio vuelta el resultado mediante su estilo refinado de tiempo y distancia. “Fue de lo más difícil de mi carrera. Pavlik tenía dos puertas de acero en sus manos, cada golpe que me daba me mataba”, detalló luego el quilmeño.

15 de septiembre de 2012, Las Vegas: versus Julio César Chávez Junior.

Este fue sin dudas el pleito que le permitió a Maravilla reconquistar al público argentino. Tras desafiar durante un año a “Julito”, la pelea se dio y logró un tono épico. Si bien el pleito fue una exhibición por parte de Martínez durante once rounds, el último asalto será el más recordado gracias a su cierre de película: Maravilla se levantó de las cenizas y se quedó peleando hasta que sonó la campana. “Esa es la diferencia entre un campeón y alguien de quien se va a hablar por siempre, o al menos, durante muchos años”, argumentó el quilmeño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here