Los barras bravas no son gente humilde

 

La batalla entre el presidente de Independiente, Javier Cantero y los barras suma ya mil y un episodio de disputa en la entidad de Avellaneda.

A lo que agregó: ”Vos ves a los barras, cómo están vestidos, y muchos parecen gente humilde, pero no lo son. Hay muchos jefes de barras que tienen lancha en el Tigre, autos importados y camionetas 4×4. De hecho, el problema es que la barra la manejan algunos tipos con mucha guita. Hay un general y varios coroneles que agarran plata grande. Más abajo, hay chicos de asentamientos humildes que caen buscando una figura paternalista; porque el jefe de la barra los protege ante una agresión física y les da algo de comer, o de droga en algunos casos”.

”Nosotros queremos cambiar esa imagen paternalista, para que ese lugar de protección lo ocupe directamente la institución. Apuntamos a que quien necesite comida, colegio, deporte o seguridad, se pueda acercar al club, donde lo vamos a ayudar. Pero que no se arrime a quien después lo va a mandar a tirar bombas o apretar gente. El tema es que los medios presentan todo a su modo. Hay periodistas que no tienen códigos y, por un minuto de fama, son capaces de cualquier cosa. Para mí, algunos periodistas son peores que los barras, y se enojaron con esa frase, pero la sostengo, porque se la dan de corderitos y lo único que buscan es ganar dinero”, destacó en una entrevista a la Garganta Poderosa.

Tras dejar a los barras en el pasado, para cambiar de tema, el máximo dirigente de la entidad de Avellaneda habló de la pálida actualidad que tiene el equipo, que está sumergido en zona de descenso: ”Me dicen que me va a ir mal, porque los demás directivos piensan distinto. Pero que me vengan a decir que nosotros no hacemos goles porque yo no afano… Me cuestionan porqué me metí con la barra y dicen que, por no haberles dado 40 mil dólares por mes, nos estamos yendo a la B. Y entonces, yo les pregunto: ¿Cuántos goles hizo Bebote (Pablo Álvarez, jefe)? ¿Cuántos centros tiró Loquillo (César Rodríguez)? También soy consciente de que si me voy al descenso, voy a quedar como el bobo de la película, que quiso hacer las cosas bien, cuando ‘en este mundo del fútbol no se puede’, entonces además de querer que el equipo gane, porque lo amamos, necesitamos que le vaya bien en lo futbolístico porque de lo contrario, lo demás quedará como una experiencia frustrante”.

LEÉR MÁS  El Barcelona ganó con tres perlas de Messi

”No pueden entender cómo alguien labura diez o doce horas por día sin cobrar. ¿Qué me lleva a hacer esto? Querer a Independiente, la necesidad de sacarlo de esta situación. El otro día me pusieron unos afiches, porque no había pagado la tarjeta de crédito. Ampliaron el resumen y lo colgaron en la cancha, como diciendo: ‘Si no puede manejar su economía, cómo va a manejar las finanzas de una institución’. A los que estaban antes, los acusábamos de enriquecerse, y a mí, me acusan de empobrecerme. Yo dejé mi trabajo anterior, porque paso 10 o 12 horas en el club, y obviamente tengo problemas económicos personales, que no son mayores porque los voy solucionando, pero a veces pasa algo así y no lo pueden entender”.

LEÉR MÁS  A Boca no le gusta nada: Mauro Vigliano será el árbitro del Superclásico

En el mismo sentido, Cantero se explayó acerca de cómo será el futuro en relación a los barras: ”Tiene dos etapas. La primera es separar a los violentos, que la estamos culminando. Y la segunda, que está comenzando, es de inclusión. Para aquellos que quedaron desperdigados y necesitan ese paternalismo. No sólo inclusión a barras, sino a vecinos de la zona, que tomen al club desde ese lugar. Nuestra jefa de seguridad está laburando en algunas villas y asentamientos de la zona, para contarle a la gente este proyecto y que se acerque a la institución”.

Antes de finalizar, el mandamás del Rojo indicó: ”Te juro que no tengo miedo. Muchos me dicen que van a venir barras a decirme que saben dónde estudia mi hija, a qué hora llega mi señora. Y no; ¿sabés que les dicen a los dirigentes? ”Yo sé que te quedaste con plata del pase de este jugador; sé que tenés un arreglo con la constructora que está haciendo la cancha; sé que cuando viniste acá, vivías en un departamento de dos ambientes”. Por eso no tengo miedo, porque yo soy honesto. Además, que la pelea sea pública me genera un blindaje. Si yo me levanto de acá y me caigo, le van a echar la culpa a la barra. Eso me ampara un poco”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here