Los dos artífices de que el domingo pasado Racing haya cortado la racha de 14 años sin triunfos en territorio enemigo, Gustavo Bou y Oscar Romero, no estuvieron en la práctica de fútbol en la que Diego Cocca probó el equipo de cara a la revancha de pasado mañana, en el Cilindro.

La alarma se encendió en la mitad celeste y blanca de Avellaneda. Lo del goleador, de todos modos, parece más por precaución, ya que todavía siente dolor en el tobillo izquierdo por el planchazo que le aplicó Diego Rodríguez, que fue expulsado en esa acción. En cambio, lo del paraguayo genera más preocupación: el zurdo todavía tiene molestias del esguince de tobillo derecho que sufrió en el Libertadores de América y es difícil que sea de la partida pasado mañana.

La baja de Romero, sumada a la ausencia de Gastón Díaz por haber llegado a la quinta amarilla, obliga a Diego Cocca a cambiar algunas piezas del equipo. La ausencia del enganche tiene una suplencia casi ideal: el regreso de Diego Milito, que ya cumplió la sanción y volverá a ser dupla de ataque con Bou. El hueco que queda en la banda derecha al no poder contar con Díaz es una complicación para Cocca.

LEÉR MÁS  “Adiós, Mascherano”: el jugador argentino no jugará más en el Barcelona

El puesto de volante diestro es uno de los puntos débiles que ha tenido el entrenador en su ciclo y lo acompañará ese karma incluso hasta el último partido. Como Ricardo Noir nunca se acostumbró a jugar en esa posición, el técnico prefiere correr a Francisco Cerro a la derecha, sumar a Marcos Acuña a la contención junto a Luciano Aued y darle lugar en la izquierda al uruguayo Washington Camacho.

LEÉR MÁS  “Decepción”: la prensa brasileña destrozó al Flamengo

Al menos, eso fue lo que probó ayer en la práctica de fútbol en el Cilindro. Los once que participaron del ensayo fueron: Sebastián Saja; Iván Pillud, Luciano Lollo, Nicolás Sánchez, Leandro Grimi; Cerro, Aued, Acuña, Camacho; Milito y Carlos Núñez.

La presencia del uruguayo Núñez en el ensayo tiene que ver con la ausencia preventiva de Bou, que no formó parte de la práctica ayer pero hoy se entrenará sin problemas.

En tanto, el guaraní Romero sí se movió de manera diferenciada, con trabajos intensos en el campo y tareas de kinesiología debido a la entorsis en el tobillo derecho sufrida en la primera final, y si bien evoluciona favorablemente es complicado que esté desde el arranque. A estas horas, lo más probable es que el zurdo que en el Libertadores de América marcó un golazo cuando ya no podía pisar con la derecha por su lesión, vaya al banco de suplentes con posibilidad de entrar unos minutos, ya que se trata del último partido del año y no hay necesidad de preservarlo.

LEÉR MÁS  Independiente campeón de la Sudamericana

Lo llamativo fue que Cocca eligiera al uruguayo Camacho para remplazarlo. El domingo pasado, el entrenador eligió a Ricardo Noir como remplazo de Romerito. Aunque el ex Banfield no tuvo un buen rendimiento, parecía que en caso de que el paraguayo no esté en condiciones otra vez iba a ser Noir su sustituto. Pero Cocca eligió al charrúa, que tuvo un buen primer semestre en la Academia, pero no viene mostrando un buen nivel en sus últimas actuaciones. La revancha le puede llegar en el momento justo al uruguayo: en un clásico definitorio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here