Será 2017 el año de la calculadora. Frente al último tercio de las eliminatorias sudamericanas, cuando se reanude el camino a la Copa de Rusia, en definitiva del tercero (Ecuador, con 20 puntos) al octavo (Perú, con 14) están comprimidos en seis unidades. Puede suceder todo aún. Y la Argentina consiguió cerrar la temporada con alivio, pero no podrá distraerse ni un instante. Porque algo esencial vale no perder de vista: marcha quinto el equipo de Edgardo Bauza , en la peligrosa frontera entre jugar el repechaje y caerse del mapa. Ese mismo escenario, descripto hace algunos meses, hubiese sido interpretado como aventurado y comprometido. Bueno, lo es.
Vale el juego para terminar de entender dónde está parada la Argentina. La comparación lleva a la eliminatoria más traumática, la que abrió Alfio Basile y cerró el desconcertante Diego Maradona camino a Sudáfrica 2014. Si se traza un pie de igualdad en todas las rutas clasificatorias sudamericanas desde que juegan todos contra todos, y se entregan tres puntos por victoria, este corte parcial tras 12 fechas encuentra a la selección albiceleste en el fondo de su productividad.
El repaso arroja que para Francia 98, el equipo de Daniel Passarella sumaba 22 puntos; para Corea-Japón 2002, el conjunto de Marcelo Bielsa arrollaba con 29; rumbo a Alemania 2006, primero con Bielsa y luego con José Pekerman, la Argentina encadenaba ya 25 puntos; en el tormentoso trayecto a Sudáfrica, primero con Basile y más tarde con Maradona, hasta aquí tenia 19 puntos; en carrera a Brasil 2014, Alejandro Sabella ya se había asegurado 24, y ahora, éstos 19 en coproducción Martino-Bauza son la cosecha más pobre junto con la de Maradona. Y nadie se olvida el dolor de cabeza por aquellos días que casi derivan en un angustioso repechaje.
Para alcanzar el cuarto puesto de clasificación directa, el promedio de los antecedentes marca el umbral de los 29 puntos (también es cierto que Paraguay necesitó 30 para desembarcar en Corea-Japón). ¿Y para llegar al repechaje? Uruguay consiguió el quinto puesto con 27, en las eliminatorias para 2002, pero los antecedentes marcan que con 25 unidades también se podría alcanzar la chance de jugar contra el rival mejor clasificado de Oceanía. La Argentina tendrá 18 puntos por delante en 2017 y, para no depender de nadie, le convendrá por lo menos sumar 11.
De aquí al final de la eliminatoria, Argentina será local frente a Chile, Venezuela y Perú; además, jugará como visitante frente a Bolivia, Uruguay y Ecuador.
LEÉR MÁS  Copa Sudamericana: Independiente busca un nuevo “maracanazo” en Brasil

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here