”Es un grave insulto para todas las víctimas de la brutalidad nazi”, apuntó la Federación Griega de Fútbol en un comunicado emitido hoy para repudiar el festejo de Giorgios Katidis y sentenciar su expulsión de por vida de toda selección nacional.

El mediocampista del AEK de Atenas festejó con su brazo derecho extendido y la palma de su mano erguida el gol del triunfo por 2-1 ante el Veria.

Consultado sobre el motivo de su celebración, Katidis dijo desconocer el significado de la misma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here