Las quejas de River hacia los árbitros: “Quiero creer que no hay nada raro”

El debate por las actuaciones arbitrales en los partidos de River explotó el 31 de octubre del 2017 cuando el equipo quedó eliminado ante Lanús en la llave de semifinales de la Copa Libertadores. Mes a mes, la furia creció y las sospechas desde el lado del Millonario se intensificaron ante las falencias de los jueces en cada fecha.

“Es una pérdida de tiempo total (el VAR), porque hoy nosotros con la tecnología fuimos perjudicados. Prefiero sufrir el error de un árbitro y no de siete observando para que se hiciera justicia. Eso evidentemente no pasó. Me hubiese gustado perder por un error de árbitro que no vio o no quiso ver”, había señalado Marcelo Gallardo en la conferencia de prensa posterior a la caída contra el Granate.

Las polémicas en aquella noche del 4-2 para Lanús se centraron en convalidar un gol a través de las cámaras de asistencia arbitral tras confirmar que no había posición adelantada de José Sand y en pitar el penal de Gonzalo Montiel sobre Nicolás Pasquini que definió la serie.

La acción que había desatado la bronca del mediocampista de River se había dado en el clásico tras la correcta expulsión de Ignacio Fernández por una patada a Edwin Cardona, que luego derivó en uno de los goles de la victoria del Xeneize. Por entonces Pérez estaba equivocado en su concepción, pero ya se evidenciaba que desde Núñez miraban con una específica lupa cada paso de los hombres de negro. Sí hubo, en cambio, un gol mal anulado a Ignacio Scocco que era el 2-2.

LEÉR MÁS  ¿Qué te parece la camiseta del Barcelona?
El fuego comenzó a apagarse durante los meses de pausa en la Superliga, pero el propio Gallardo lanzó un soplido que reavivó la llama: habló de tener la “guardia alta”, a raíz de las presencias de Daniel Angelici, Claudio Tapia y Mauricio Macri en puestos de injerencia.

“Me exige, nos exige, porque sabemos con lo que tenemos que lidiar, lo sé claramente. No hablo de favoritismo ni de ayuda, pero las cosas están así. Tengo que estar con la guardia más alta y tenemos que protegernos entre nosotros”, advirtió en una entrevista con Radio La Red.

La frase quedó revoloteando en el aire y se transformó en una especie de bandera de los fanáticos. Algunos de ellos criticaron el accionar arbitral en el partido entre San Lorenzo y Boca clave en la pelea por la cima, pero volvió a transformarse en un tema de intenso debate tras lo hecho por Jorge Baliño ante Godoy Cruz.

El entrenador tuve un cruce muy duro durante el encuentro, a punto tal de cuestionarlo adelante de las cámaras televisivas: “¿Vinieron para cagarnos?”. El detonante había sido un penal no cobrado sobre Lucas Pratto y un gol en fuera de juego del combinado de Mendoza.

El fuera de juego de Santiago García en el segundo gol de Godoy Cruz generó la furia de River

El fuera de juego de Santiago García en el segundo gol de Godoy Cruz generó la furia de River

Si bien en la conferencia de prensa pidió disculpas por su exabrupto, no evitó volver a sembrar un manto de sospechas: “Dije lo que tenía que decir en su momento -en referencia a la “guardia alta”- y me criticaron, y mucho. Yo espero que no haya nada raro, ése es mi único anhelo en este momento. Quiero creer; con situaciones como las de hoy se hace difícil“.

El punto de discusión está instalado y todo se enfoca en lo que suceda el miércoles 14 de marzo en Mendoza con la definición entre Boca y River de la Supercopa Argentina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here