El elenco cordobés consiguió su tanto apenas iniciado el juego, cuando corrían 18 segundos (récord para la Copa Sudamericana como el gol más rápido), por intermedio del delantero Fernando Márquez, mientras que sobre el final de la noche, a los 43 minutos del complemento, Gustavo Gómez marcó el empate para los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto.

No se habían acomodado los equipos en la cancha cuando el volante ofensivo local Lucas Zelarayán superó a varios rivales por el sector izquierdo y remató al arco, la pelota rebotó en Gómez y luego le quedó a Márquez, quien remató de volea con pierna izquierda y acomodó la pelota junto al palo izquierdo de Matías Ibáñez para poner el tempranero 1 a 0.

Sorprendido el ‘Granate’ no hacía pie en el campo de juego, porque Belgrano tenía inspirados a Zelarayán y Márquez, que seguían complicando al visitante, aunque la clave para el dominio local pasaba por la presión que ejercían Guillermo Farré y Sebastián Prediger, quienes ganaban una y otra vez la lucha en el mediocampo.

No aparecían Román Martínez ni Gonzalo Castellani para manejar la pelota en Lanús, que no generaba juego y no pudo hacer daño a la defensa local ni siquiera con la pelota parada, ya que la única vez que fue exigido el arquero Pablo Heredia fue a los 18 minutos con un cabezazo de Gustavo Gómez, pero contuvo bien el guardameta de Belgrano.

Antes, a los 16 minutos los cordobeses habían desperdiciado una opción muy clara cuando Lucas Parodi, tras un rebote, quedó de frente a Ibáñez, pero el de Lanús ganó en el mano a mano e impidió el segundo gol local.

Mucho más equilibrado fue el desarrollado en el inicio del complemento, con un conjunto visitante mucho más adelantado y que tuvo su primera chance concreta en los pies de Oscar Benítez, quien a los cinco minutos remató desde afuera del área y la pelota salió muy cerca del palo izquierdo de Heredia.

Superando el cuarto de hora de esa segunda mitad el dominio del balón pasó definitivamente para los de Guillermo Barros Schelotto, que manejaban los tiempos aunque sin ideas ni profundidad en los últimos metros, ante un Belgrano que ya no presionaba como en el primer tiempo.

Con el ingreso de Mario Bolatti por un extenuado Sebastián Prediger el técnico Ricardo Zielinski consiguió nuevamente el equilibrio en el medio y el encuentro volvió a ser parejo, mientras que Barros Schelotto apostó por Sebastián Leto (reapareció con un cabezal después de la fractura de cráneo que sufrió en el gimnasio de Lanús) para buscar el cambio de ritmo necesario que rompiera la férrea defensa local.

Parecía que el triunfo quedaba en Córdoba, pero en una pelota parada a falta de dos minutos del final, apareció el defensor Gómez y de cabeza puso el 1 a 1 definitivo en el inicio de una serie que está completamente abierta.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here