La relación entre el mediocampista de Boca y el entrenador de la Selección sufrió un quiebre antes de la primera convocatoria de Maradona para las eliminatorias sudamericanas, cuando el DT sugirió que Riquelme debía jugar en una posición diferente, a lo que el jugador respondió que Diego no tenía ”códigos”.

La pirotecnia verbal entre ambos tuvo capítulos de alto voltaje hasta que el tema se terminó y Riquelme no volvió a ponerse la camiseta argentina.

LEÉR MÁS  Superliga: River en busca de la recuperación

Sin embargo, con el correr de los partidos, Grondona manifestó en privado que le preocupaba el poco armado de juego de la Selección y la falta de liderazgos dentro de la cancha, y sugirió que debía producirse un acercamiento entre el jugador y el técnico.

Su buena relación con Riquelme -producto de una gestión decisiva ante el Villarreal para que pudiera volver a Boca- lograría la primera parte del acercamiento, mientras el resto del trabajo quedaría en manos del cuerpo técnico de la Selección.

LEÉR MÁS  Independiente fue mejor pero se trajo una derrota de Paraguay

Maradona se resistió siempre a volver a convocarlo y apostó a Juan Sebastián Verón, pero la expulsión ante Paraguay lo dejaría al margen de la próxima convocatoria, sin otro enlace ofensivo a la vista.

Por eso, y ante la certeza de Grondona de que la Argentina debe jugar con un enganche, todos los caminos conducirían a Riquelme.

LEÉR MÁS  Mundial de Futsal: las chicas mendocinas siguen brillando

De todas maneras, no sería la única condición que deberá aceptar Maradona. Según se estima, le ”sugerirán” algunas convocatorias y varias ausencias para que tenga en cuenta de cara al encuentro con Perú y al todavía más importante choque contra Uruguay, previstos para el mes que viene. Telam

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here