La unión del grupo, un factor clave en el ciclo de Sabella en la Selección

Las partes forman un todo. Una estructura que se solidifica con el tiempo y se aceita con la repetición de encuentros. La formación de un grupo a cargo de Alejandro Sabella se transformó en la base para un edificio al que aún le faltan detalles, pero que tiene cimientos de buena calidad.

”Se está formando un grupo fuerte”, había adelantado Lionel Messi hace unos meses, cuando la Selección comenzaba a mostrar su poderío en las eliminatorias. En un equipo donde resaltan las individualidades, la formación de un grupo donde predomina la camarería y el compañerismo, parece ser una pieza fundamental en la posterior obtención de logros.

La sobremesa es el concepto que mejor explica la unidad del grupo. Sabella ya lo había anunciado después del amistoso con Suecia. ”La formación de los grupos es muy importante. Un hecho que me llamó la atención en esta concentración y que cada vez es mayor es la sobremesa larga que hacen los jugadores, que denota lo bien que están”, había admitido el técnico.

LEÉR MÁS  Banderas contra Angelici en La Boca

Federico Fernández volvió a remarcar lo que había dicho el líder del grupo. ”Una sobremesa puede ser más importante que un entrenamiento”, le dijo al diario Olé. El momento que les sigue a las comidas se transformó en una marca para identificar la unidad del grupo. Los jugadores se sienten bien, cómodos, como si estuvieran comiendo un asado con amigos en sus pagos natales.

Sabella fue muy claro cuando explicó la importancia que tiene la unidad de grupo para su idea de equipo. ”Se fue armando un círculo virtuoso, los jugadores están bien, los resultados ayudan y también ayuda que estén felices afuera de la cancha”, contó el DT durante esta etapa al frente de la Selección.

Hoy Argentina tendrá un nuevo examen que aprobar en las Eliminatorias. Juega en el Monumental frente a Venezuela. No estará Di María y en su lugar Montillo tratará de darle al equipo control de pelota y salida por la izquierda. Agüero tampoco será de la partida y Lavezzi tendrá la responsabilidad de acompañar a Messi e Higuaín en el ataque. Será una buena oportunidad para determinar si la unión grupal puede aplicarse a lo táctico ante los cambios obligados.

LEÉR MÁS  Boca no tiene plan b

La cumbia, el mate, las bromas, las comidas, las anécdotas, todo integra el mundo del grupo cerrado que formó Sabella. No habrá demasiados cambios camino al Mundial. La base de jugadores está y el buen clima es un hecho que se repite en cada concentración antes de los partidos.

Sabella está parado frente a la posibilidad de quedar en la historia del fútbol argentino. Tiene al mejor jugador del mundo en su equipo, un grupo unido y sólido, un esquema definido y un nivel individual que sobresale en los momentos donde el conjunto no prospera. Las sobremesas continúan y en Brasil 2014 se espera que sean las más largas. En el país vecino, donde Argentina volverá a intentar ser el campeón del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here