El Payasito se despide de forma oficial del fútbol en un partido por la Copa Argentina con la camiseta de su amado Estudiantes de Río Cuarto

Se va el 10 que empezó a jugar al fútbol porque jugaban sus amigos. Pablo César Aimar, a sus 38 años, se despide de forma oficial de este maravilloso deporte.

Una lesión en su tobillo derecho lo obligó a salir de las canchas en 2015, cuando su retorno a River Plate, en enero de ese año, había ilusionado al pueblo “millonario”. El dolor apenas lo dejó jugar un par de minutos durante la temporada y tuvo que decir basta.

Desde entonces, despuntó el vicio desde otros lugares. El de comentarista deportivo, por ejemplo. Su visión del juego y su lectura despertaron los elogios de quienes supieron oírlo.

Empezaba a vislumbrarse un Aimar distinto, uno que puede  expresar conocimientos con una claridad que otros, con igual talento para el fútbol, no tienen.

Sin embargo, desde su retiro de la competencia oficial, al “Payasito” le faltaba algo. Alejado del campo de juego, sentía nostalgia y ganas de aportar desde “otro lado”.

El momento llegó con el llamado de la conducción de AFA para dirigir la Selección Argentina Sub17. Su invitación constante a “no perder la alegría de jugar y de entrenar(se) con una sonrisa” fueron parte de las charlas cotidianas con los juveniles. Y la admiración de quienes hoy son sus dirigidos rápidamente se volvió cariño.

LEÉR MÁS  Gremio frustró a Independiente en los penales

Maravillosa lección dejó cuando la Selección Argentina Sub15, conducida por Diego Placente, consiguió el torneo Sudamericano que se disputó en la provincia de San Juan, tras vencer a Brasil 3-2 y luego de remontar una desventaja de dos goles.

“No pasa por el resultado final. Creo que hemos ayudado a estos chicos a ser un poco mejor de lo que eran hace cuatro meses, o por lo menos lo intentamos. Intentamos que no solo sea dentro de la cancha, que sean educados, respetuosos.… Si termina con un título eso se ve. Si no termina con un título eso no se ve, pero el trabajo estaba hecho”, decía Aimar, dejando mucho para pensar y reconsiderar. Desde su lugar, el ex River Plate considera que hay que hacer mejor al otro.

“Hay que respetar la etapa de diversión en el juego. Las obligaciones llegarán más adelante”, solía repetir cuando apenas era una joven promesa.

Hoy, esa frase, cobra mucho más sentido.

Por eso el partido de mañana será especial. Desde las 21.30, con la camiseta de su amado Estudiantes de Río Cuarto, el volante que recorrió con sus gambetas el mundo, se despedirá oficialmente del fútbol.

LEÉR MÁS  Gremio frustró a Independiente en los penales

Enfrente, aunque eso sea una anécdota, estará Sportivo Belgrano de San Francisco. Lo importante será tirar algunas paredes con su hermano Andrés y volver a sonreír. Para eso es el fútbol. ¿O no?

Marcelo Vázquez – DT de Estudiantes RC: “Tener a un jugador de semejante jerarquía motiva mucho”

“Es un momento importante para todos. Para Pablo por lo que representa este partido y para el cuerpo técnico por el desafío de dirigir a un jugador de esta jerarquía y con el recorrido que él tiene”.

Quien habla del otro lado de la línea telefónica es el mendocino Marcelo Vázquez, DT de Estudiantes de Río Cuarto, quien se encontró con la increíble oportunidad, al menos por un partido, de tener bajo su conducción a Pablo Aimar.

-¿Intimida tener a Aimar enfrente a la hora de dar indicaciones?

-Es raro darle indicaciones, pero es una persona tan humilde que hace todo más fácil. Trata de ser uno más en el grupo y para nosotros contar con su presencia es motivante. Estamos disfrutando mucho de este momento.

-¿Cuándo surgió la posibilidad de que  Pablo se retirara en Estudiantes?

LEÉR MÁS  Gremio frustró a Independiente en los penales

-Hace como un año. Él nos comentó que quería jugar y nos pusimos a su disposición. No estaba bien en lo físico y por eso llevó un tiempo. Ahora salió la chance de que jugara la Copa Argentina y aceptó el desafío.

-¿Cómo se encuentra en lo físico?

-Está muy bien entrenado; tranquilo y entusiasmado con este partido. Para él será muy lindo jugar con su hermano Andrés y que su familia esté en la cancha. Jugar con Andrés era algo que los dos se habían propuesto y lo van a cumplir.

-¿Estuvo entrenándose junto al resto del plantel?

-Venía entrenándose en Buenos Aires por sus obligaciones como entrenador de la Sub 17. Vino la semana pasada a jugar un amistoso, pero la mayoría de las veces se movió solo, con un preparador físico particular.

-¿Va de arranque?

-(Risas) ¿Qué te parece? (Más risas). Usará la 10 y su hermano Andrés, que le cedió el número, usará la 8. Va a jugar como enganche.

-¿Qué representa para vos?

-No lo imaginé nunca. Estamos todos muy contentos. Será un partido complicado porque tenemos que levantar un 1-2 en contra, pero será una fiesta por los condimentos que tendrá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here