Independiente Rivadavia consiguió los últimos tres puntos que tenía que sacar para mantener la categoría. El Azul no tuvo su mejor presentación pero el golazo del Negro Pérez le sirvió para descargar tanta ansiedad y nerviosismo junto.

Si bien empezó mejor en el PT a partir de un buen manejo de pelota, pronto se desinfló. Apenas un remate de Pérez, que no cuenta ni como situación clara, fue lo más claro del Azul. Almirante proponía menos, por lo cual el PT fue por demás aburrido. Sin emociones y más tensionado que otra cosa, los primeros 45′ fueron para el olvido.

LEÉR MÁS  “Decepción”: la prensa brasileña destrozó al Flamengo

Al equipo de Trotta le costó hacer pie en el complemento, donde sufrió el primer cuarto de hora. En un respiro, Ezequiel Pérez tuvo un tiro libre a pedir de él. El 10 la puso lejos de Cacace en lo que fue un penal con barrera y el Gargantini estalló. La Lepra, que era empujada por su gente desde hacía unos minutos, conseguía ese gol, ese bendito gol, que lo salvaba del descenso.

LEÉR MÁS  Independiente campeón de la Sudamericana

Los minutos se fueron consumiendo y, nervios y buenas intervenciones de Ayala mediante, el Azul consiguió el triunfo que lo salvó del descenso una fecha antes en una temporada histórica. La tremenda campaña llegó a los 55 puntos y esperanza a futuro teniendo en cuenta el torneo de muchos ascensos que se aproxima.

Independiente Rivadavia, humilde como nunca en calidad de plantel, pero gigante en esfuerzo, corazón y entrega, se aseguró jugar una temporada más en la B Nacional. El Gargantini, con muchísima presencia de gente, fue testigo del objetivo, más que nunca, cumplido…
Mendoza Gol

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here