Octubre es un mes especial para Ezequiel y los 50 chicos que a diario asisten a Ansur, en el barrio de Coronel Aguirre de la ciudad de Villa Gobernador Gálvez, localidad aledaña a la ciudad de Rosario, lugar donde el Pocho atravesó su infancia.

Hoy en día, es uno de las zonas más peligrosas y más pobres de la ciudad donde circula la droga, la delincuencia, los tiroteos, la falta de perspectiva.

En ese sentido, la asociación del Pocho trabaja incansablemente desde un enfoque de educación popular de base comunitaria para brindar herramientas de vida a los chicos para torcer el peso de su destino y puedan tener una alternativa de vida.

Los 50 chicos de 4 a 15 años que asisten tienen cubierto el almuerzo y merienda con dieta reforzada, apoyo escolar personalizado, computación orientado al e-learning, la alfabetización digital y la lecto-escritura. La organización tiene firmado convenio con tres escuelas de la zona para que con esfuerzos compartidos, consolidar el proceso de aprendizaje escolar de los niños.

Además, se desarrollan programas vinculado al deporte, a la salud primaria, al arte y reciclado, a la murga y la jardinería-huerta. Junto a ello, se organizan salidas didácticas, festejos de cumpleaños y fechas importantes, campamentos, viajes. En todos los espacios se busca potenciar las habilidades, fortalecer la subjetividad y trabajar sobre las problemáticas específicas detectadas en cada niño, su familia y el barrio.

En simultaneo, ANSUR atiende las problematizas personalizadas de cada familia a través del Programa de Asistencia Integral para el Fortalecimiento Familiar donde los adultos reciben contención, psicológica, asesoramiento legal, ayuda alimentaria y material, contención, talleres de salud primaria y violencia hasta se ha formado una Comisión de Mujeres de Ansur, donde las mismas madres o familiares mujeres enseñan y aprenden manualidades para desarrollar emprendimientos económicos.
ANSUR es el único lugar con esas características de toda la ciudad. Por ello se ha creado un arco de solidaridad donde empresas del parte industrial, comercios, medios, particulares de la zona que colaboran asiduamente para que los chicos puedan tener un futuro distinto.

En cuatro años en Pocho ha generado:

• 100 NIÑOS Y ADOLESECNTES BENEFICARIOS EN FORMA DIRECTA
• 400 BENEFICIARIOS INDIRECTOS
• 7 PROGRAMAS EN MARCHA
• CONVENIO CON 3 ESCUELAS
• 42.240 PLATOS DE COMIDA
• 42.240 POSTRES
• 42.240 MERIENDAS
• 3600 HORAS DE TALLERES
• 1152 HORA DE ASESORAMIENTO A FAMILIAS
• 15 SALIDAS RECREATIVAS
• 2 VIAJE S DIDÁCTICO-RECREATIVOS A OTRAS PCIAS.
• 2 CAMPAMENTOS
• RED DE SOLIDARIDAD ENTRE INSTITUCIONES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here